ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Historia de la formación del Ejército De Los Andes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Quequén Grande
Administrador
avatar

Mensajes : 2529
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Dom 22 Ene 2017 - 11:02

Historia de la formación del Ejército De Los Andes

Introducción:
Del libro “Revista de Buenos Aries” tomo III edición 1863, revista mensual que se imprimía en Buenos Aires en la séptima década del siglo XIX bajo la dirección de Miguel Navarro Viola y Vicente G Quesada, bibliografía que se puede encontrar en la sección libros de Google, existe una serie de notas sobre la Provincia de Cuyo, interesante por su valor histórico.

Me pareció valioso extraer los texto referente al periodo de 1814 al 1817 por la detallada narración de cómo se creó el ejercito de Los Andes, con una visión del siglo XIX pero importante en su contexto histórico.

Son varias notas y algo largas que iré subiendo todos los días, pero para todo aquel que le interese esta parte histórica de nuestra independencia vale la pena leerlas.

Finalmente tengamos en cuenta que cuando San Martin llego a Cuyo solo existía dos único núcleo de tropa, por un lado el cuerpo de auxiliares de chile, al mando del coronel Gregorio de Las Heras que había llegado a Mendoza luego de la derrota de Rancagua en 1814 que contaba con 200 hombres y las milicias cívicas de la provincia, De acuerdo a un parte de Marcos Balcarce de 1814, existían en Mendoza 958 milicianos, casi sin armamentos ni instrucción militar. Las milicias regladas eran la Compañía de Milicias de Artillería de Mendoza de 75 hombres; y el Regimiento de Voluntarios de Caballería de Mendoza, compuesto por 2 escuadrones en los suburbios del norte y del sur de la ciudad, también denominados Cívicos con un total de 600 hombres (en San Luis existía uno igual, denominado Regimiento de Voluntarios de Caballería de San Luis). Las milicias de Mendoza que se formaron luego de la Revolución de Mayo eran 2 batallones de infantería denominados Cívicos Blancos (133 hombres) y Cívicos Pardos (150 hombres).

Las únicas fuerzas veteranas existentes eran los 20 o 30 blandengues del fuerte de San Carlos.

El 8 de noviembre de 1814 el director supremo creó en Mendoza el Batallón n.° 11 de Infantería de línea sobre la base de los 180 Auxiliares Argentinos remanentes y a un escuadrón de caballería miliciano. El 23 de noviembre el teniente coronel Las Heras fue nombrado jefe del batallón.

A mediados de diciembre de 1814 llegaron a Mendoza remitidos desde Buenos Aires 240 hombres de 2 compañías del Batallón n.° 8 de Infantería (de Castas) al mando del capitán Bonifacio García, junto con un piquete de 50 artilleros del Regimiento de Artillería de la Patria con 4 cañones al mando del capitán Pedro Regalado de la Plaza, que transportaba también municiones, armamentos y correajes.
Un abrazo Ricardo.

Comenzamos con la llegada de San Martin a la Provincia de Cuyo, parte capítulo VI de la primera parte

 
RECUERDOS HISTORICOS SOBRE LA PROVINCIA DE CUYO

PRIMERA PARTE
Capítulo VI


Al cerrarse el pasaje de la Cordillera, en ese mismo año, un día diese la alarma á la ciudad de Mendoza, de que una división de españoles enviada de Chile, á la conquista de Cuyo, había ya pasado la línea y marchaba sobre la Capital. El pánico se difundió rápidamente entre las familias y el gobierno con la actividad y energía que requería el caso, dictó las providencias necesarias para estar preparado á defender á todo trance el suelo sagrado de la patria contra el vil invasor que se atrevía á pisarlo con el intento de volver á esclavizar sus hijos.

Los cuerpos cívicos de caballería é infantería con las dos ó tres piezas de artillería que había se acuartelaron en el acto. — Para el caso de un sitio el gobierno dispuso que las familias, y particularmente las personas ancianas y niños saliesen inmediatamente emigrados para la ciudad de San Luis. — Estaban estos ya con sus equipajes á las puertas de sus casas para ser cargados, cuando volvió una partida exploradora que se mandó llegase hasta el pié mismo de la línea, con la plausible noticia de no haber la menor señal de tal invasión. — Pocos días después de esto la Cordillera se cerraba completamente y la tranquilidad quedó restablecida por todo ese invierno.

Si la invasión de los españoles en Chile no había tenido lugar en esa ocasión, muy fundados motivos se tenían en cuenta para temer se realizara en el siguiente año. Dando inmediatamente aviso de este incidente el gobernador de Mendoza al superior gobierno, con la debida información, al mismo tiempo, de los hechos que inducían á creer verosímil una próxima empresa de aquel género por los enemigos de la causa americana de tan cercana vecindad, llamó su atención sobre la urgencia de resguardar ese importante punto de nuestras fronteras con una fuerza respetable.

El supremo gobierno se apercibió desde luego del peligro que amenazaba la marcha de la revolución por el lado oeste de nuestro territorio y del estado débil é indefenso en que se encontraban los pueblos de Cuyo — El general don José de San Martín, mandado hacia pocos días á relevar al general Belgrano que mandaba en jefe el ejército republicano del Perú, y que pedía se le relevase á él mismo por su enfermedad debida á la influencia del clima, fue nombrado en el acto gobernador Intendente de Cuyo, ordenándole marchase prontamente á su destino.

Y, sin embargo, no se vaya á creer por esto que el gobierno de la Capital tomaba una tal medida en el propósito del gran plan que se vio desarrollar más tarde, á impulso del genio creador, del espíritu patriótico del gran San Martin; con todo de haber el sub secretario del ministerio de la guerra entonces, don José Tomás Guido, hoy general, presentado á aquella autoridad una notable Memoria manifestando la necesidad de levantar un ejército del oeste que llevase la libertad á Chile, cuyo escrito ha publicándose como un importante documento histórico. Quería solo mantener en ese punto una pequeña fuerza de observación y confiar el mando de Cuyo á un jefe experimentado y valiente como el vencedor de San Lorenzo.

Estebase ya á fines de ese mismo año de 1814, cuando llegaba á Mendoza el nuevo gobernador nombrado, rodeado de todo el prestigio de sus ilustres antecedentes militares y con la fama tan justamente merecida que le diera aquel glorioso hecho de armas. Los corazones mendocinos se estremecieron de vivo entusiasmo á la presencia del joven general, en cuya noble figura contemplaban el mas distinguido tipo del héroe, del favorito de la victoria y la personificación de los futuros triunfos de la causa americana en la grande epopeya de una lucha titánica á que se lanzaban denodados los hijos del Plata.

Su recepción fué festejada con las más vivas demostraciones de adhesión y amor hacia su persona. Y, desde entonces, jamás Mendoza desmayó, en un solo día de la casi idolatría que tuvo por el general San Martin. El, á su vez, pagó con una extremada predilección, con la mas distinguida estimación, con los gratos recuerdos que constantemente consagró á esa cuna de sus imperecederas glorias.

Su elevada estatura, su continente marcial, sus maneras insinuantes, cultas y desembarazadas, su mirada penetrante y de un brillo y movilidad singulares, revelándose en ella el genio de la guerra, la aptitud sobresaliente del mando; su voz tonante y de un timbre metálico, su palabra rápida y conmovente, sus costumbres severamente republicanas, todo esto reunido á las altas dotes que sus ilustrados biógrafos han descripto. presentándole como un hombre de Plutarco, llevado en hombros de la popularidad.

No podía el gobierno general haber hecho una más acertada elección del jefe á quien confiaba tan delicado puesto con la intuición, tal vez, de la inmensa trascendencia que una tal medida iba á tener dentro de poco tiempo.

Con la penetración de poderoso alcance, con el golpe de ojo dado solo al genio, que descollaban entre sus demás eminentes cualidades, San Martin, pasando por San Luis, llegando á Mendoza y visitando á San Juan, abarcó con una sola mirada, por decirlo así, la grande importancia, las inmensas ventajas que poseía la provincia de Cuyo para dar un fuerte impulso con su valioso é inmediato concurso, á la gigantesca empresa de nuestra independencia.

El suelo, con los variados accidentes que constituyen su topografía especial, le pareció, bajo el punto de vista estratégico, uno de los más favorables medios de llegar al éxito bien lanzándose al ataque, ora manteniéndose en la defensiva.

Los abundantes recursos en mantenimiento, en forrajes, en ganados, en dinero — el escogido y numeroso contingente en hombres que podían dar los tres pueblos de Cuyo, del que se formarían excelentes tropas, conociendo, como había conocido, el incomparable ordenador, todas las cualidades del soldado valiente y moral, en todos sus habitantes, de costumbres sencillas, fortalecidos en el trabajo y decididos por la causa de la libertad.

Todos estos ricos y poderosos elementos, y muchos otros mas, que en el curso de estas Memorias se manifestarán de relieve á la vista del lector, se agolparon á la mente del ilustre general, haciéndole afirmarse mas y mas en el grandioso plan de llevar la libertad á Chile que acababa de perderla en el desastroso combate de Rancagua, á consecuencia de la división entre los generales O'Higgins y Carrera. De la ejecución de ese plan hablaremos en oportunidad.

Entretanto, el nuevo gobernador de la Provincia de Cuyo, se contraía con la decisión y laborioso empeño, propio de su genio creador, á las mejoras y arreglos administrativos que demandaba el buen gobierno de aquellos pueblos. — El embellecimiento de su capital, los buenos reglamentos policiales que la dio, contribuyeron en mucho, desde entonces, al progreso moral y material con que marchaba Mendoza.

San Martín dio un impulso activo y eficaz al pensamiento, ya empezado á realizar, del presbítero don José Lorenzo Guiraldes, de que antes hemos hablado — él establecimiento en Mendoza de un Colegio Nacional — Muy luego veremos, todo lo que el progresista general hizo para alcanzar á ver bajo su gobierno la planeación de ese establecimiento competentemente dotado de todas las clases en ciencias y artes con los mejores catedráticos y presidir su solemne apertura.

El aumentó y embelleció el paseo más hermoso que hasta entonces se conocía en Sud-América, y la Municipalidad había principiado á formar á cinco cuadras al oeste de la plaza principal, plantando dos cuadras de sud á norte de los álamos introducidos por el señor Cobo, en dos hileras paralelas, dejando un ámbito espacioso para los paseantes. El general hizo alcanzar á siete cuadras al largo adornándolo con plantas de flores, haciendo construir en uno de sus extremos un templete de forma griega, y también asientos á las costados de esta prolongada y vistosa alameda.

Muchas otras mejoras dejó en Mendoza el general San Martin, que. á pesar de la ruina de su ciudad capital por el terremoto del 61, perpetuarán su memoria en las futuras generaciones. De algunas iremos dando cuenta, á medida que avancemos en esta narración.

Llegaba al fin de este año (1814) cuando los desastres sufridos por los patriotas de Chile, obligaron á sus principales jefes y á muchos padres de familias de los más decididos por la causa de la libertad, á abandonar su suelo natal, refugiándose en Mendoza. La emigración fue numerosa, escoltándola los restos del ejército que había peleado con gloria contra los españoles en defensa de la libertad de la patria. Mendoza y su gobernador San Martin, recibieron á sus hermanos de Chile, con la más franca hospitalidad. Se les trató y alojó como á verdaderos compatriotas, como á compañeros de causa.

Desde luego, y á las primeras vistas, el general San Martin simpatizó con el general chileno O'Higgins, estrechando con él, desde entonces, una sincera amistad, uniéndose en el propósito de llevar á término la reconquista de Chile.

Creyendo el primero que la entrañable disidencia de los jefes Carrera con el segundo, podría ser perjudicial al éxito de esa gloriosa empresa y habiendo en efecto aquellos tres hermanos sido sorprendidos en la ejecución de un plan revolucionario en Mendoza, el gobernador mandó que inmediatamente saliesen para Buenos Aires.

No quedando de esta primera década del casi medio siglo que abrazan nuestras Memorias, otros hechos notables de que ocuparnos, pasaremos á la segunda.

Fuentes consultadas:
“Revista de Buenos Aries” tomo III edición 1863, revista nº 10 impresa en Febrero de 1864. Imprenta de Mayo, Buenos Aires. Dirección: Miguel Navarro Viola y Vicente G Quesada. Recuerdo histórico de la provincia de Cuyo, primera parte, capítulo VI por Damian Hudson enero de 1864, páginas 175 a la 179.

Libros Google: https://books.google.es/books?pg=PA180&id=Vo44AAAAMAAJ&hl=es#v=onepage&q&f=false

Ejercito de los Andes Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Ej%C3%A9rcito_de_los_Andes

_________________
No hay prédica mas eficaz de amor a la patria, que la historia bien estudiada.
José Manuel Estrada


Última edición por Quequén Grande el Dom 22 Ene 2017 - 17:44, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ariel
Administrador
avatar

Mensajes : 16092
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 35

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Dom 22 Ene 2017 - 17:29

Espero la proxima entrega!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bashar
Moderador
avatar

Mensajes : 2660
Fecha de inscripción : 23/06/2011
Localización : San miguel, buenos aires

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Dom 22 Ene 2017 - 19:33

ya ue estamos a pocos días de uno de los eventos histrico militares relevantes de la historia argentina, chilena y sudamericana, es una gran oportunidad para poder descubrir elementos históricos y también desmitificar muchos mitos de la gesta de los Andes.

Por un lado, mis aportes a este interesante topic será indagar algunas cuestiones políticas, técnicas y humanas de los participantes de ella, los que cruzaron, los que no, la formación del ejército de los Andes y algunos eventos de la vida personal del general San Martín que nos puedan acercar mas al verdadero personaje histórico y sacarlo un poco de la piel de bronce que lo hemos revestido.

es que el cruce de la cordillera, no fue un evento unipersonal, y conllevó una ardua preparación logística, técnica, humana, y comprenderla en la situación en la que se desarrolló y que papel jugó en la historia local y sudamericana. Como veremos, su peso no fue igual de un lado y del otro de la Cordillera, y, ¿Cómo fue visto desde el Exterior, de Europa y los Estados Unidos? ¿fue Maitland el inspirador de San Martin o hubo otros individuos en que el General tuvo a mano para inspirarse?

También la dimensión humana es importante, puesto que San Martin, como hombre de su tiempo, tuvo una vida Mendocina poco conocida, tapada un poco por el Bronce, el mármol y una leyenda que lo reduce a un apóstol y no AL HOMBRE QUE FUE. Exploraremos en una serie de artículos esa veta desconocida de su vida para muchos de nosotros.

saludos




_________________
Un pájaro inocente,/herido de una flecha/guarnecida de acero/y de plumas ligeras,/decía en su lenguaje/con amargas querellas:
/Más crueles que fieras,/con nuestras propias alas,/que la Naturaleza/nos dio, sin otras armas/para propia defensa,/forjáis el instrumento/de la desdicha nuestra,/haciendo que inocentes/prestemos la materia./Pero no, no es extraño,/que así bárbaros sean/aquellos que en su ruina/trabajan, y no cesan./Los unos y otros fraguan/armas para la guerra,/y es dar contra sus vidas
plumas para las flechas.»
Samaniego, Félix Mª de
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bashar
Moderador
avatar

Mensajes : 2660
Fecha de inscripción : 23/06/2011
Localización : San miguel, buenos aires

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Dom 22 Ene 2017 - 20:24

El Plan continental, Génesis y antecedentes.


Cruzar la cordillera de los Andes para  terminar con el Realismo estuvo en la mente de varios individuos antes que San Martín pudiera llevarlo a cabo. hubo varios individuos que organizaron sus propios planes con objetivos ´tácticos y estratégicos. El primero en proponerlos  fue elaborado por el diputado argentino ante el gobierno de Chile, Bernardo Vera y Pintado, quien en abril de 1813 propuso una acción conjunta chileno-argentina sobre el Alto Perú. luego de Rancagua, emigro a Mendoza y se convirtió en secretario personal del general San Martín. ¿aportó al proyecto del Cruce de los Andes sus propios conocimientos?

Sin duda alguna San Martín debió tener en cuenta la experiencia única de Vera y Pintado, relacionado con la administración publica chilena y según algunos, fue un fogonero eximio para que Chile adoptase ideas revolucionarias. (posteriormente una acusación que el Segundo Vizconde de Santo Amaro  ministro del emperador Pedro I hace denostando la exacerbada actividad anarquista de los porteños que llevaron a Chile  "país de costumbres ordenadas y laboriosas" rompieran con el monarca Español).

En todo caso, Vera y pintado era el mejor sabedor de "quien es quien"  en la sociedad chilena, y dado su origen una opinión garantizada con la cual cotejar a los personajes que luego de Rancagua, buscaban seducir a San Martin en l juego politico y de poder que se inició luego que los emigrados chilenos se establecieron en Mendoza y que tenia dos jefes antagónicos. Carrera y O Higgins".

El primero que presentó un plan ordenado, con objetivos concretos, y etapas meticulosamente ordenadas fue la  del teniente coronel Enrique Paillardelle.

Pairdelle era un individuo único y comprometido: Hijo de Philippe Marie Paillardelle (comisario del ejército revolucionario que participó en la toma de la ciudad de Lyon en 1793) y de María Sagardia, peruana española. Hermano de Juan y Antonio. Entró en 1796 en la marina revolucionaria y llegó a obtener el grado de sub teniente o alférez de navío sirviendo hasta 1804, siendo ingeniero militar egresado dela Escuela Politécnica aunque no aparece en la obra de A. Fourcy, Histoire del’École Polytechnique, publicada en París en 1828. Otros datos lo hacen adoptarla nacionalidad española en 1803. Partió luego hacia el Perú para disponer dela herencia de su madre y, allí, se integró en los círculos políticos opuestos a la inquisición y a favor de las ideas de Rousseau, desarrollando una amistad con Manuel Lorenzo de Vidaurre. Llegado a Lima en 1805, fue incorporado en el batallón de los Patricios del regimiento de la Concordia, sirviendo en el Cuzco hasta 1807, pero renuncia poco después. Presente en Buenos Aires en 1810, tomó las armas con Balcarce y Castelli, pero fue tomado preso en la batalla de Huaqui y encarcelado en Tacna. Liberado bajo palabra, entró entonces en contacto con el ejército de Belgrano en el Alto Perú y, todavía en Tacna, organizó la insurrección peruana de 1813, declarando en su proclama “El pueblo de Tacna ha aclamado su libertad e independencia y que jamás sean hollados por tíranos”. Teniente coronel, toma posesión de la ciudad de Tacna con sus cuatrocientos hombres (3 de octubre),pero fue vencido el 31 por las tropas del coronel García de Santiago en el combate de Camiara, en el valle de Locumba. Se retiró el 3 de noviembre a Tacna, luego se refugió junto al Ejército de los Andes y pasó a de las Provincias Unidas del Río de la Plata. A fines de 1813, estaba integrado en el ejército del norte bajo las órdenes del general San Martín. A principio de 1814 construyó el campo atrincherado de Tucumán “l la Ciudadela para proteger aquel ejército. Luego, pasó bajo el mando del general Belgrano quien le encargó en octubre la comandancia de la artillería.

Su plan consistia según el mismo:

La experiencia nos ha hecho ver que nuestras tropas no pueden vencer al enemigo de Potosí para arriba, sino con mucha dificultad y peligro eminentísimo, y mucho más en el día que el contrario puede poner de seis a seis mil quinientos hombres de fusil.

La costa occidental nos ofrece un punto ventajosísimo donde con su natural adición y una expedición de 1000 o 1.500 hombres podemos hacernos primeramente de cuatro a seis mil negros, quienes dándoles la libertad con la condición de tomar armas a favor de la Patria, ofrecerán gustosos y con el mayor  entusiasmo sus vidas en defensa de esta. Podemos hacernos de más de mil fusiles que se hallan repartidos entre esos pueblos, podemos hacernos de mil quinientos a dos mil caballos superiores y hacienda un recojo de la escopetas se puede montar hasta 1000 hombres de caballería de rifles y los demás de lanzas y pistolas.

Así vera V.E. que con mil hombres podemos formar un ejército de cuatro a cinco mil hombres.

En Tarapacá hay tres piezas de artillería de campaña, en Arica, cuatro, en Moquegua seis y en Arequipa dos. Son quince piezas de a dos, cuatro y seis que es un número considerable de artillería y suficiente para un ejército.

Municiones hay en abundancia en Arica, Moquegua y Arequipa, caudales tampoco falta. Gente sobra y esa valiente, y mucho mas animada con mil hombres de nuestras tropas.

En el día debemos procurar hacer la guerra sirviéndonos de la gente del Virreinato de Lima conservando la nuestra para los lances apurados. La ciudad de Arica y su morro es casi de igual naturaleza que el peñón de Gibraltar y fortaleciéndose se hace inexpugnable.

Por este medio entusiasmamos los pueblos de otro Virreinato, le quitamos a Pezuela los auxilios que recibe de esta parte y conservamos un puerto que puede ser útil para muchos casos si se quiere encender el fuego más adentro. Desde allí se introduce la libertad de los negros hasta la misma Lima y pasando estos de mas de ochenta mil, queda el ejército cortado, Lima cercado y el fuego metido en sus murallas.

Si V.E. no aprueba la libertad de los negros siempre se puede poner el mismo pie de ejército que llevo enunciado y encendida la costa se puede correr la llama al Cuzco y demás provincias.

Para conseguir un feliz éxito en esta empresa era menester que esta tropa se condujese por Chile y embarcándose en Valparaíso viniese a desembarcar en las inmediaciones de Arica al mismo tiempo que el Excmo. Don Manuel Belgrano se hallase con un ejército de igual número en el punto de Suipacha  o Tupiza

Si el enemigo retrocedía sobre mi a la costa, S.E. [Belgrano] avanzaba a Potosí. Si al contrario, avanzaba a estos puntos yo me internaba por la Paz y Oruro al dicho Potosí. Si [el enemigo] se mantenía firme en Potosí y allí reunía su ejército mientras yo tomaba Puno por el Desaguadero, La Paz y Oruro, S.E. [Belgrano] venía por el despoblado evitando con algunas marchas oblicuas o forzadas al encuentro con el contrario ejecutando yo lo mismo por mi lado.

Si V.E. por la atención de Montevideo no pudiese dar los mil hombres se pueden sacar quinientos de esta capital y Chile puede prestar otros tantos, y cuando no, Chile puede prestar todo el auxilio, pues le tiene mucha cuenta por el despacho de sus frutos.

La invención del telégrafo que se estableció en Francia en tiempo de la República es una de las cosas mas necesarias para la inteligencia de los ejércitos y del gobierno en estos casos y según me ha dicho el Excmo. Sr. D. Manuel Belgrano en Buenos Aires se halla un plan propuesto por un inglés que es bastantemente fácil para su ejecución.

Las ventajas de un establecimiento de esta naturaleza son grandes ya para la combinación de varios ejércitos y ya por la prontitud con que está el gobierno a mano de prestar auxilios y dar sus órdenes.

Por lo que hace a la falta de armas que he oído decir sufre nuestra parte, se puede poner los medios para traerlas de países extranjeros. Si el Boston y la Inglaterra se niegan a darlas, con la Francia creo que no sucederá lo mismo. Si la Inglaterra se mantiene indiferente y no quiere ni dar ni quitar auxilio a las Provincias Unidas del Río de la Plata, con un trato de esta naturaleza se puede pasar cualquier armamento que se le compre a Francia.  Si no quiere permitir la Inglaterra que pases armamento ninguno con un embajador, se puede suplicar a Napoleón que despache un par de corvetas veleras que traigan cada una cuatro o seis mil fusiles que para él nada importa arriesgar una expedición de esa naturaleza y al gobierno le interesa mucho cualesquiera de ellas que se logre.

También se puede botar de Buenos Ayres una fragata o corveta con pasaporte para la Isla Británica y un sujeto que vaya como embajador y siendo la distancia que hay de siete leguas de la isla a Callais, en lugar de entrar a Inglaterra entra en cualquiera de los puertos de Francia. Allí le pueden poner una falsa quilla donde se acomode el armamento y aunque la registren no le encontrarán nada. Si la encuentra a la ida, cualquier expedición inglesa con el achaque de que va a Inglaterra no le pondrán ningún embarazo; si a la vuelta tiene exprese el mismo achaque y de este modo se puede conseguir el fin que se desea.

Para lograrse mejor conjeturo ser ya útil que el buque entrase en Inglaterra y tratase el embajador que aquel gobierno diese el armamento que se le solicitaba, sino lo daba, tomaba el buque y los pasaportes necesarios para su vuelta a Buenos  Ayres y esperando una noche de viento hecho puede meterse en uno de los puertos de Francia sin que nadie la sienta.

Si acaso Buenos Ayres se ve demasiadamente apurado con un par de fragatas a quienes se les ponga su ornillo pasaran libremente a donde quieran, que en lances apurados nada se puede omitir.

Y aunque estas ideas no se le habrán ocultado a la sabia penetración de V.E., por si acaso pudiese aprovechar alguna de ellas y fuese yo útil para el desempeño de cualquiera de estas comisiones, cuente V.E. que mi vida y cortos alcances están prontos a sacrificarse en obsequio de la libertad y felicidad de la América.

Y aunque el Excmo. Sr. D. Manuel Belgrano se ha dignado condecorarme con el grado de teniente coronel efectivo, no se dirige mi trabajo al premio ni los empleos. Serví en Francia en la marina desde el año de [17]96 hasta el de [1]802 en cuyo término fui alférez de navío y habiendo pasado con licencia del rey en derecho a Lima a acompañar a mi señora madre tomar posesión del vínculo de Sagardia [apellido de la madre] cita en dicha ciudad, murió esta hacen tres años. Y sin más merito que haber nacido en Francia, declaró la Audiencia que no podía heredar…

Mi profesión es la del ingenio y así en esta materia como en las demás que V.E. me contemple útil espero desempeñarla con el honor y desinterés que he demostrado en esta ocasión.

Enrique Paillardelle


cabe decir que Paiardelle fue ejecutado luego del motín de Fontezuelas: La rebelión de Fontezuelas en abril de 1815 abortó los planes de Carrera. Para evitar una guerra civil Alvear aceptó renunciar al cargo de Director Supremo pero se negó a ceder el mando del ejército. Según Carrera, viendo “que no le quedaba otro arbitrio para asegurar su pescuezo y sus glorias que el de marcharse con los 4.000 hombres de línea que le quedaban a la reconquista de Chile… Me llamó y me convidó para el viaje a Chile y quedamos convenidos.” Francisco de Escalada, el suegro de San Martín y líder político de la revuelta, rechazó esta propuesta y ordenó levantar un cadalso frente al Cabildo para colgar al depuesto director y sus secuaces. Alvear, que no estaba dispuesto a renunciar tan fácilmente, amenazó con marchar sobre la ciudad con su ejército “pero apresaron a su mujer y le advirtieron que ella y sus hijos serian degollados si derramaba una gota de sangre.” Fue esta amenaza la que lo convenció de renunciar al mando del ejército y negociar su exilio en Brasil.

Paillardelle no tuvo la misma suerte. Según Puigmal, fue “tomado preso al momento de la caída de Alvear, cuando abrió el fuego sobre los que querían deponer a aquel general.” Luego de un breve e inicuo proceso, Paillardelle fue ejecutado por defender la causa de Alvear. La noticia fue publicada en las gacetas de Buenos Aires y Montevideo con un laconismo que no hacía honor a los servicios prestados por este francés que luchó por la independencia argentina y que como recompensa tuvo el cadalso:
El desgraciado Paillardelle, natural de Cádiz, fué pasado por las armas en la plaza de la Victoria el 2 de mayo de 1816 á las 10 de la mañana, condenado por la Comisión Militar Ejecutiva, nombrada por el Cabildo, que habia reasumido la suprema autoridad á consecuencia de los sucesos del 16 y 17 de abril de aquel año.

El nombre de Paillardelle se agregó así al de varios de sus compatriotas inmolados por la revolución argentina. Una lúgubre lista inaugurada en 1810 por Liniers y que en 1818 también añadiría los nombres de Robert y Lagresse. Sobre todos ellos se extendía la sombra de Napoleón.

Paillardelle fue el único de los partidarios de Alvear ajusticiado por las nuevas autoridades. En sus Memorias Póstumas, el general Paz condenó “la funesta y desgraciada sentencia y ejecución del coronel Paillardelle que no tuvo otro delito que haber obedecido a su jefe [Alvear] sin circunstancia alguna que agravase su conducta. Quizá la falta de deudos y personas interesadas y el poco o ningún temor de que tuviese vengadores influyeron en su injusto sacrificio. Cumple aquel gobierno responder de este fusilamiento”. Quizás también hubo otras razones. Paillardelle era francés y recién llegaban a Buenos Aires las noticias de que Napoleón se había escapado de Elba y recuperado el trono de Francia. El escenario internacional había tomado un giro inesperado. Inglaterra estaba nuevamente en guerra con Francia. O quizás haya otra explicación.

como se puede ver: Paiardelle buscaba evitar el sinuoso y doloros camino del Alto Peru y atacar la región de flanco puesto que su objetivo primordial era Potosi, que era el nucleo financiero del virreinato y sin dud el objetivo miitar primario, con la cual los revolucionarios podían financiar la guerra. desde el flanc, también se podría acortar el camino para que uniéndose a la tropas del ejército del norte pudiera enlazarse con los desembarcados y de esa manera obligar a retrocerder y encerrarse a las fuerzas realistas. la cooperación chilena es fundamenta y recordemos que el plan es presentado antes de los aciagos sucesos de Rancagua...

Pero San Martín tenia definido otros objetivos, muy distinto. Paillardelle no proponía libertar al Perú sino al Alto Perú. Su objetivo central era Potosí. Si San Martín realmente hubiera adoptado el plan de Paillardelle, quizás aquel territorio formaría parte de la República Argentina en vez de constituirse en una república independiente que honra la memoria de Bolívar y cuya capital lleva el nombre de uno de sus lugartenientes. Pero como señaló Juan Bautista Alberdi: “San Martín siguió la idea que le inspiró, no su amor al suelo de su origen, sino el consejo de un general inglés, de los que deseaban la emancipación de Sud América para las necesidades del comercio británico.”

en el proximo articulo, indagremos sobre el mentado plan Maitland  y el mas desconocido : el del general Carlos de Alvear

saludos

bibliografías:

https://emilioocampoblog.wordpress.com/2016/07/19/antecedentes-del-cruce-de-los-andes-el-plan-de-paillardelle/

http://copiapop.com/rbya/livros-libros-9968/mhberardi-historia-de-santo-amaro,207215.pdf

https://entrelafabulaylahistoria.tumblr.com/

_________________
Un pájaro inocente,/herido de una flecha/guarnecida de acero/y de plumas ligeras,/decía en su lenguaje/con amargas querellas:
/Más crueles que fieras,/con nuestras propias alas,/que la Naturaleza/nos dio, sin otras armas/para propia defensa,/forjáis el instrumento/de la desdicha nuestra,/haciendo que inocentes/prestemos la materia./Pero no, no es extraño,/que así bárbaros sean/aquellos que en su ruina/trabajan, y no cesan./Los unos y otros fraguan/armas para la guerra,/y es dar contra sus vidas
plumas para las flechas.»
Samaniego, Félix Mª de
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Litio71

avatar

Mensajes : 3655
Fecha de inscripción : 21/09/2010

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Lun 23 Ene 2017 - 2:19

-El Batallón n.° 8 de Infantería (de Castas) al mando del capitán Bonifacio García
es hoy el Regimiento de Infantería Mecanizada 8 "General O'Higgins" los "Velociraptors"
que tiene su asiento en el Fortín Chacabuco ubicado a unos 11 Km del centro de la
ciudad de Comodoro Rivadavia

-Esta unidad en 1817 estaba formada por "Negros" que tenían como insentivo
ser libres una vez terminada la campaña


-EL BIM 8 hoy RIM-8 tiene una gran historia

2da EXPEDICION AL ALTO PERU
2do SITIO DE MONTEVIDEO - CAMPAÑA DE ORIENTE
APERTURA DE LA CAMPAÑA LIBERTADORA DE CHILE
CAMPAÑA LIBERTADORA DE CHILE
1ra CAMPAÑA AL SUR DE CHILE
2da CAMPAÑA AL SUR DE CHILE
EXPEDICION LIBERTADORA AL PERU
GUERRA DE LA TRIPLE ALIANZA
GUERRA DEL PARAGUAY
CAMPAÑA DEL CHACO
CAMPAÑA PRELIMINAR DEL RIO NEGRO
CAMPAÑA EN LAS ISLAS MALVINAS
FUERZAS DE LA ONU EN CROASIA
FUERZAS DE LA ONU EN CHIPRE
FUERZAS DE LA ONU EN HAITI




Saludosss  Cool
Roberto
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Quequén Grande
Administrador
avatar

Mensajes : 2529
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Lun 23 Ene 2017 - 6:44

Oscar y Litio71, gracias por su participación, este es un tema de nuestra historia del cual es difícil encontrar información que toque detalles de como se construyo dicho ejército.

Por otra parte Oscar, pienso que la hazaña no es privilegio del ideologo del plan, sino de los que lo llevaron a cabo.

No soy estratega pero luego de leer los desarrollos de muchas batallas no tengo dudas que en esa época existía los conceptos de movimientos en pinzas, la importancia de llegar por la retaguardia o como leí una vez por ahí la de diagonizar un frente paralelo.

Entonces luego de mas de 4 años de constantes idas y vueltas en el frente norte, desgastando a ambos beligerantes en cruentas batallas, en una situación militar de las cuales ninguno de los dos tenían suficiente logística para penetrar en territorio enemigos, a muchos militares de carrera, sin importar por el lado que luchaban, veían la posibilidad del el cruce de los andes con un fuerte ejército como una solución al estancamiento del norte.

El general Garcia Gamba en sus libros "Memoria para la historia de las armas españolas en el Perú" hacia referencia sobre la presión del virrey del Perú al general Maroto para que iniciara una campaña sobre el territorio de Cuyo.

El problema esta en como, y es ahí en donde el General San Martin y sus hombres logran la proeza, en la planificación, desarrollo y organización del ejercito, ya que no era suficiente cruzar la cordillera, una vez del otro lado las tropas tenia que estar lista para un enfrentamiento de gran envergadura y salir, como ocurrió victorioso.

En fin esto da para mucho. Un abrazo Ricardo.

_________________
No hay prédica mas eficaz de amor a la patria, que la historia bien estudiada.
José Manuel Estrada


Última edición por Quequén Grande el Lun 23 Ene 2017 - 7:18, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Quequén Grande
Administrador
avatar

Mensajes : 2529
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Lun 23 Ene 2017 - 7:14

Continuando con la historia...

RECUERDOS HISTÓRICOS SOBRE LA PROVINCIA DE CUYO

SEGUNDA PARTE (De 1815 a 1820)

Capítulo I

El periodo que ahora nos toca bosquejar, es, sin duda, uno de los más interesantes de la historia particular de la antigua Provincia de Cuyo, y una de las paginas más gloriosas de los anales de la República Argentina. La formación del Grande ejército de los Andes en Mendoza, que, desde los pedestales orientales de esos giganteces montes, llevó de victoria en victoria la libertad y la democracia á tres pueblos hermanos, aherrojados aun por la dominación española—Chile, Perú y Ecuador—la declaracion de nuestra independencia—la organizacion de la República bajo el sistema unitario—terminando con la anarquía del fatal año 20.

Vamos á describir los hechos, á contar los episodios que merezcan algún interés histórico, social ó de costumbres de la época, á dar á conocer los hombres más notables que concurrieron en su acción al desenvolvimiento de todo eso, durante aquel lustro. Nos valdrán para desempeñarlo, los documentos que poseemos, la tradición y nuestros propios recuerdos.

Se ha visto al final del anterior capítulo, la actividad y celo con que el gobernador San Martín organizaba la administración civil y militar de la provincia de Cuyo.

Entrando el año de 1815, esa tarea reagravada, multiplicada en infinito número de detalles, á consecuencia de la marcha precipitada de los sucesos, se contrajo, ante todo, á darse impulso y firme apoyo para la consecución de su vasto plan de reconquistar á Chile, en sus tenientes de gobernación de San Juan y San Luis. Era lo esencial encontrar lo hombres especiales, de las aptitudes requeridas, del patriotismo y energía á toda prueba, que debían secundar su acción rápida, el gran cúmulo de medidas de trascendencia, de grave responsabilidad, que había que tomar en tan apuradas circunstancias.

La patria estaba en peligro—El ejército republicano en su última invasión al Alto-Perú había sufrido algunas derrotas. El virrey de Lima mandaba nuevos y fuertes refuerzos á su ejército de ocupación en Chile, con la mira de invadir la República, pasando los Andes por los boquetes de Cuyo en el siguiente verano. Temíase, por último, con sobradísima razón, que la caída de Napoleón el Grande, pusiera á la España, libre ya de su dominación, en aptitud de sofocar la revolución de sus colonias de Sud-América, enviando, al efecto, aguerridas y numerosas tropas, como efectivamente así sucedió. Nuestra situación se hacía cada vez mas afligente. Para salvarnos de ella, y para asegurar la libertad de estos pueblos que, con tanta abnegación y entusiasmo, seguían sosteniéndola; era necesario redoblar los sacrificios, levantar nuevos ejércitos, estimular mas y mas el amor á la patria y revestir el poder público de una fuerza imponderable de voluntad, de una inflexibilidad tal en su ejecución, que nada, absolutamente nada, pudiera llegar á embarazar la marcha triunfante de la revolución.

El afortunado General encontró esos dos Tenientes que buscaba para el gobierno de Cuyo, con las relevantes cualidades exigidas por las circunstancias, en el ciudadano doctor don José Ignacio de la Rosa y en el Sargento Mayor de línea don Vicente Dupuy. Ambos correspondieron á la alta confianza que le merecieron, prestando con su eficaz y decidida cooperación, importantísimos servicios á la causa americana. En el curso de esta parte de nuestros Recuerdos históricos, quedará comprobado este aserto, como lo está ya sobradamente ante los contemporáneos y ante las futuras generaciones.

Dígase lo que se quiera por los hombres de contraria opinión, por los diferentes, por los egoístas é intrigantes de aquellos tiempos—sin la tirantez, sin la dureza y hasta la arbitrariedad que emplearon en sus respectivos gobiernos San Martin, de la Rosa y Dupuy, el gran ejército de los Andes no se habría organizado, no abriese dado la libertad á Chile, al Perú y al Ecuador, con las gloriosas victorias de Chacabuco, Maipú, Callao, Junin y Ayacucho. Nuestra revolución habría fracasado en sus primeros pasos; y la independencia de la América del Sud, habría tardado en asegurarse, por lo menos, medio siglo. Esta es una verdad basada en la historia de las naciones, que nos enseña, que toda revolución, que la innovación de principios para el gobierno de las sociedades humanas, en lucha con las viejas instituciones, con arraigadas preocupaciones, no pueden llevarse á cabo, sin pasar por dolosas crisis, durante las cuales, la ley, el derecho, tienen que callar. La salud de la patria, la salvación de un gran principio, como el de libertad y democracia, debían estar ante todo, tratándose de la regeneración política del continente de Colon.

Al dar cuenta en su lugar de los actos administrativos, de la vida pública de los gobernadores de San Juan y de San Luis que hemos citado, queremos antes mostrarlos á ligeros rasgos en su individualidad privada.

Fuentes consultadas
“Revista de Buenos Aries” tomo III edición 1863, revista nº 11 impresa en marzo de 1864. Imprenta de Mayo, Buenos Aires. Dirección: Miguel Navarro Viola y Vicente G Quesada. Recuerdo histórico de la provincia de Cuyo, segunda parte (1815-1820), capítulo I por Damian Hudson enero de 1864, páginas 348 a la 350.

_________________
No hay prédica mas eficaz de amor a la patria, que la historia bien estudiada.
José Manuel Estrada
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bashar
Moderador
avatar

Mensajes : 2660
Fecha de inscripción : 23/06/2011
Localización : San miguel, buenos aires

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Lun 23 Ene 2017 - 20:06

Hola Ricardo!

La formación y el Cruce debe tener un origen y unos objetivos. Creo que entender un poco quienes fueron los que pensaon estas acciones antes de llevarla a cabo,  los objetivos, es comprender el como y el porque de las acciones militares. En el momento, había dos objetivos claves: la primera era evitar una accion ofensiva  sobre el Río de la Plata, conjurada con la toma de Montevideo... la segunda era el Alto Perú... me llamó siempre la mas poderosa atención que el objetivo militar fuera Perú y no el alto Perú, cuando lo que siempre quedó claro que las fuentes de Recursos era Potosí, y era lo que sostenía el esfuerzo militar -de Abascal y para Buenos Aires- era el alto Perú. Ese  el objetivo  de la guerra y no otro.

Aquí las palabras de Alberdi cuando leí su obra postuma "El Crimen de la Guerra"  (cap2 pagina 67) : “San Martín siguió la idea que le inspiró, no su amor al suelo de su origen, sino el consejo de un general inglés, de los que deseaban la emancipación de Sud América para las necesidades del comercio británico.”. ¿Por qué Alberdi hace este juicio a los Objetivos del  general?. Alberdi es un hábil interprete de los ánimos de las personas y calibraba muy bien aquello que arrastraba las ambiciones de los actores políticos del país. ni rosas, ni sarmiento, ni mitre lo acallaron, y de hecho, escribió refutando sus acciones. ¿Por qué  entonces indico que no le "Inspiró el amor al suelo de origen y lo relaciona con los propósitos y necesidades del comercio británico? creo que vale la pena indagar lo que movilizaba a San Martín y a aquellos que los apoyaban... y por consiguiente porque se esforzó en llevr el Cruce de los Andes .

Para empezar, ya expuse el plan de la Paiardelle, de triste fin, pero que se ajustaba a las necesidades de Buenos Aires, sustraer el alto Peú y sus fuentes de riqueza del Alto Perú.

aquí el de Maitland:


Plan para capturar Buenos Aires y Chile y luego emancipar el Perú...
Estimado Señor:
Hace un tiempo tuve el honor de someter a su consideración el borrador de un plan para atacar los asentamientos españoles en el Río de la Plata.
Mi objeto era procurar a Inglaterra un beneficio grande, aunque en cierto modo limitado, abriendo un nuevo y extenso mercado para nuestras manufacturas.
Ignorando cuán sensible era el asunto, o si la toma de esos asentamientos coloniales españoles podría satisfacer al Gobierno de Su Majestad, me limité a planear la mera obtención de un beneficio temporario, aunque considerable, y decliné entrar en la consideración de un proceso más amplio, que tuviera como objetivo la emancipación de esas inmensas y valiosas posesiones y la apertura de una fuente de permanente e incalculable beneficio para nosotros, resultado de inducir a los habitantes de los nuevos países a abrir sus puertos y recibir nuestras manufacturas, de Gran Bretaña y de la India.
Desde entonces, sin embargo, he tenido el honor de conversar con usted, y le he encontrado a usted inclinado, antes que a obtener un beneficio parcial, a adoptar una visión general del asunto. En consecuencia, he volcado mi atención a Sudamérica en su conjunto, a fin de considerar cómo se puede hacer impacto en todas las colonias españolas sin emplear una parte muy considerable de nuestras fuerzas disponibles ni trastornar en exceso ningún otro objetivo del corriente año.
Dada la inmensa extensión de las posesiones españolas, y las diferencias de situación y clima, así como la conocida debilidad del gobierno español, es difícil mencionar una parte de esas posesiones que no sea extremadamente vulnerable a una empresa militar de cualquier tipo, pero debe observarse que esas mismas causas contribuirán grandemente a obstaculizar el éxito de un plan destinado a tener efecto sobre el conjunto de las posesiones.
Se requiere, por lo tanto, una cuidadosa consideración antes de decidirse por un plan que, además de procurarnos inmediata posesión de alguno de esos países, también tenga un poderoso efecto sobre los otros y los induzca a compartir nuestros objetivos.
Es igualmente difícil, desde tan lejos, concertar un plan tal que le permita a una fuerza que actúe en la costa occidental [sobre el Océano Pacífico], cooperar y comunicarse con otra fuerza que debe actuar en el este, de modo de operar unificadamente, en frecuente y efectivo contacto con los Ministros de su Majestad.
Me parece perfectamente claro que, cualquiera sea la extensión que le demos a nuestras operaciones hacia el este del Cabo de Hornos, esas operaciones no pueden sino tener un efecto lento, y de ninguna manera seguro, sobre las posesiones españolas en Sudamérica.
Una expedición a Caracas desde las Antillas, y una fuerza enviada a Buenos Aires, podrían realmente proveer a la emancipación de los colonos españoles en las posesiones orientales, pero el efecto de tal emancipación, aunque considerable, no podría jamás ser tenido por seguro en las más ricas posesiones de España en la costa del Pacífico, y es menester observar que la razón por la cual los españoles han asignado importancia a sus posesiones orientales es que ellas sirven como defensa para proteger sus más valiosas posesiones occidentales.
Es razonable imaginar que, si bien nosotros, desde nuestro superior conocimiento y habilidad, podemos sentirnos capaces de llevar a cabo una operación en el oeste de Sud América, la ignorancia y el prejuicio de los españoles los inducirán a suponer que semejante esfuerzo es impracticable. Confiando en la supuesta fuerza de su situación local, y no obstante el recelo que nuestras operaciones en el este puedan provocar, ellos se sentirán aun capaces de mantenerse firmes en las más ricas posesiones al oeste.
Por lo tanto, yo concibo que, con vistas a un impacto sobre el conjunto de las posesiones españolas en Sud América, nada sustancial puede lograrse sin atacar por ambos lados, aproximadamente al mismo tiempo, con un plan y una coordinación tales que nos permitan reducirlos, por la fuerza si fuera necesario, en todas sus inmensas posesiones sobre el Océano Pacífico. [Tachado: Y es con este propósito que ahora tengo el honor de someter a usted el siguiente detalle de un plan que, sin ser muy optimista, ofrece a mi juicio una clara posibilidad, al mismo tiempo que me parece el único modo practicable de alcanzar tamaño objetivo nacional].
En el este, como ya lo indicara en mi anterior escrito, yo humildemente he concebido un ataque sobre Buenos Aires que, para darle una alta probabilidad de éxito, se realizaría con 4.000 efectivos de infantería, 1.500 de caballería desmontada y una proporción de artillería.
Esta expedición debería partir en mayo, para llegar a la boca del Río de la Plata hacia fines de julio, con lo cual tendría tres meses para actuar, antes de que comiencen las fuertes lluvias [?]. Una vez capturadas Buenos Aires y Montevideo, su objeto debería ser enviar un cuerpo a tomar posición al pie de la falda oriental de los Andes, para cuyo propósito la ciudad de Mendoza es indudablemente el lugar más indicado.
La formación de la expedición naval que debe llegar por el Pacífico es un asunto de mayor dificultad y, a mi entender, sólo puede practicarse del siguiente modo.
Yo propondría que la fuerza fuera la siguiente:

Infantería: 3.000
Caballería desmontada: 400 con una proporción de artillera

Esa fuerza debería ser reunida y empleada en la siguiente manera. 1.500 infantes, o dos regimientos, deben dirigirse de Inglaterra al Cabo de la Buena Esperanza en barcos destinados en última instancia a Sud América.
La infantería a bordo debe desembarcar en el Cabo y ser reemplazada por igual número de efectivos, destinados al objetivo final, que han de ser enviados inmediatamente a Botany Bay, donde se efectuará el rendezvous de toda la expedición.
Los otros mil quinientos serán provistos por la India, desde donde se dirigirán, apenas estén listos, directamente a Botany Bay. Allí debe ensamblarse todo e impartirse las últimas órdenes.
El objetivo de esta fuerza, en mi opinión, debe ser indudablemente Chile, y mi razón para creer esto es que, en primer lugar, Chile está a barlovento del rico asentamiento de Perú en México [sic]. Tomando Chile, cortaremos las provisiones de grano, que son absolutamente esenciales para la existencia de las otras provincias. Y estableciendo una comunicación con una fuerza que actúe en el este, le daremos solidez y estabilidad al conjunto de nuestra operación.
Si el plan fuera exitoso en toda su extensión, el Perú quedaría inmediatamente expuesto a ser ciertamente capturado y, alimentando a nuestra fuerza en Buenos Aires, últimamente podríamos extender nuestra operación hasta desmantelar todo el sistema colonial, aun por la fuerza si resultare necesario.
En cuanto a la fuerza del este, su poderío debe naturalmente asegurarnos contra el fracaso. En cuanto a la fuerza del oeste, puede ser apropiado hacer una o dos observaciones.
Si resultara que los españoles tienen la fuerza suficiente para hacer que un inmediato ataque sobre Valparaíso o Santiago resulte desventajoso en el primer momento, nuestra fuerza debe dirigirse al río Bío-Bío y obtener refuerzos mediante un trato con los indios, que son muchos y se hallan constantemente en hostilidad con los españoles. Así los describe el muy inteligente, aunque desafortunado, navegante [Jean Francois de Galaup, conde del La Pérouse: "Es impropio dar a esa gente el nombre de sujetos del Rey de España, con quien ellos están casi siempre en guerra. La función del Comandante español es, en consecuencia, de gran importancia. Él está al mando de las tropas regulares y de la milicia, lo cual le da gran autoridad sobre todos los ciudadanos. Además, tiene a su cargo exclusivo el gobierno del país y está obligado a pelear y negociar incesantemente".
Si acaso algún accidente impidiera que la fuerza occidental tuviera éxito en primera instancia y en la medida deseable, entonces parece haber poca duda de que adoptando este modo alternativo de operar se podría últimamente alcanzar el mismo fin.
En suma, así como no me cabe la menor duda sobre la posibilidad de llevar a cabo el plan expuesto, tampoco dudo de su éxito inmediato y de su resultado final, que dejará completamente abierto todo el comercio con las colonias españolas, proveyéndonos un beneficioso medio de disponer de nuestras manufacturas, lo cual impediría cualquier recesión comercial al restablecerse la paz con España, que nosotros naturalmente debemos buscar, pero que requiere adoptar algunas medidas para asegurar la libertad de comercio con las colonias españolas. Si nosotros aseguramos eso, estaremos en una situación de esplendor comercial y naval infinitamente más grande que la que tenemos actualmente.
Hay una serie de consideraciones vinculadas a este asunto que necesitan alguna explicación, sobre todo aquellas que conciernen a la recompensa.
En todos los planes que y he visto, los emolumentos de os individuos parecían ser la parte más importante a considerar. Para mí es realmente lo último en lo que hay que pensar, y no vacilo en decir que el servicio es de una naturaleza diferente al de cualquiera otro que se haya intentado hasta ahora, de modo que las reglas necesarias para su éxito deben ser propias de esta operación. Nadie puede querer impedir que los hombres que se embarcan para una expedición tan remota reciban todo tipo de beneficios, acordes a su situación, siempre que tales beneficios no operen contra el objeto mismo que el gobierno ha tenido en cuenta al formar la expedición.
Se me ha ocurrido, por lo tanto, que así como, por un lado, yo otorgaría como premio todo tipo de propiedad pública, por otro lado, prohibiría que se considerase a ese efecto propiedad privada alguna.
El cruce de los Andes desde Mendoza hacia las partes bajas de Chile es una operación de alguna dificultad que toma cinco o seis días. Aun en verano, el frío es intenso, pero con tropas a ambos lados, cuesta suponer que nuestros soldados no pudieran seguir una ruta que ha sido adoptada desde hace tiempo como el canal más apropiado para importar negros a Chile.
Expondré ahora, con la mayor brevedad posible, mi visión sobre este muy importante asunto, avanzando sobre lo ya dicho. Cuanto más lo pienso, más me convenzo de que, a fin de lograr nuestro objetivo, es indispensable prestar atención a ambas posiciones (sobre el Pacífico y sobre el Atlántico). Primero, no se puede hacer un impacto sobre el conjunto si no se ataca por ambos lados. Segundo, un ataque sobre ambos lados sin conexión o relación entre sí, aun cuando ambos sean exitosos, no nos conduciría a nuestro gran objetivo, que es abrir el comercio de toda Sudamérica.
El destino de las fuerzas es una decisión que ofrece alguna dificultad.
La perspectiva de un beneficio inmediato e inmensa riqueza naturalmente inclinará a los participantes en esta operación a dirigir sus miradas, de inmediato, a las ricas provincias de Perú y Quito. Pero yo confieso que no puedo evitar este sentimiento: semejante intento, por más que pudiera obtener un rápido éxito, de ninguna manera conduciría, al final, a la emancipación de esas provincias, ni a asegurarnos a nosotros los beneficios del comercio permanente con esos países.
Un golpe de mano en el puerto del Callao y la ciudad de Lima podría resultar probablemente exitoso, y los captores podrían obtener mucha riqueza, pero ese triunfo, a menos que fuéramos capaces de mantenernos en el Perú, terminaría provocando la aversión de los habitantes a cualquier conexión futura, de cualquier tipo, con Gran Bretaña.
Por la información que yo he podido examinar, el clima en Perú y Quito no sólo es, como en todos los países tropicales, altamente desfavorable a la constitución de los europeos, sino que tiene, además, sus propios males locales.
Cualquiera sea la fuerza que nosotros podamos poner en tierra, por un lado el clima tórrido debilitaría nuestra facultad para actuar, y por otro lado, las enfermedades del país disminuirían diariamente nuestro número.
La posesión de una inmensa riqueza terminaría, según concibo, introduciendo la codicia entre las tropas y la situación de aislamiento en la cual ellos se encontrarían, sin ninguna información ni comunicación con su país nativo, indudablemente provocaría una disposición general al retorno, tan pronto como la avaricia hubiera sido suficientemente saciada. De semejante plan de operaciones, confieso ya mismo por lo tanto, no veo cómo podría derivarse un probable beneficio, que fuera honorable para nosotros como pueblo, o nos resultare permanentemente beneficioso.
Con vistas, entonces, a un efecto general y permanente al oeste del Cabo de Hornos, parece indispensable ocupar en primera instancia alguna posición que no sólo preserve la salud de nuestras tropas, sino que abra una vía de comunicación con nuestras tropas al este del Cabo de Hornos (en el Río de la Plata), permitiéndonos finalmente atacar las provincias tropicales con mayor grado de seguridad sobre el éxito y la estabilidad del logro.
Es por eso que yo considero que el único modo eficaz de llevar adelante nuestros planes seria emplear nuestras fuerzas en primera instancia contra Chile, y mi punto de vista sobre el plan bajo el cual debería operarse es como sigue.
Quizás sea necesario manifestar que mi opinión ha sido fuertemente influida por el relato hecho, sobre este mismo asunto, por un Monsieur [?], ingeniero jefe de Monsieur La Pérouse. Siendo un ingeniero francés de alto rango, y dada la naturaleza de los servicios que estaba prestando, debemos dar cierto crédito a su juicio y discernimiento.
Este ingeniero, por un lado, no especifica el número de hombres que debe desembarcar un enemigo, pero como, por otro lado, dice cuál es la fuerza que puede ser opuesta a tal enemigo, estamos en condiciones de formarnos un prudente juicio de cuál sería el resultado de una operación militar, limitada a los esfuerzos de su propia fuerza, sin tener en cuenta la situación política del país.
Este hombre parece opinar que, por un lado, cualquier esfuerzo militar que descansare sólo en su propia fuerza fracasaría inevitablemente; y que cualquier otro que se hiciera en concertación con los indios inevitablemente tendría éxito; lo cual, con independencia de sus juicios, me parece tan perfectamente fundado en los principios de una sabia política y sentido común que no tengo dudas en decir que me parece la única línea que podemos prudentemente adoptar. La medida del éxito será al final la aniquilación del poder español.
Sin embargo, para poder hacer esto con eficacia, será necesario primero un perfecto entendimiento con los indios, mucho antes de que nuestra fuerza militar aparezca en la costa de Chile, lo cual sólo puede ser logrado mediante una comunicación que debemos establecer con ellos desde Buenos Aires.
Para cumplir este gran objetivo, él debe ser uno de los asuntos de la mayor atención para el oficial que se envíe a Buenos Aires. Los indios sudamericanos, según se afirma universalmente, poseen muchas de las cualidades de los indios norteamericanos, particularmente la de la inviolabilidad del secreto. Nuestros planes pueden, por lo tanto, ser tranquilamente explicados a ellos, quienes están completamente preparados para actuar, tan pronto como nuestra fuerza arribe a la boca del Bío-Bío, el río que separa el territorio español del indígena. El establecimiento de esta comunicación no puede ser asunto de gran dificultad y como nosotros de hecho no podemos tener ningún objetivo que no esté perfectamente de acuerdo con sus sentimientos, no puede caber duda sobre nuestro éxito.
La fuerza que partirá de Botany Bay deberá dirigirse directamente a la bahía de Concepción y, en coordinación con los indios, destituir al actual gobierno de Chile, al mismo tiempo que ocuparse de abrir una rápida comunicación con las fuerzas de Buenos Aires.
Logrado este último propósito, el conjunto de nuestras posiciones obtendría de inmediato un grado de estabilidad y solidez mayor que cualquier posesión de los españoles en sus otros asentamientos, tanto en el este como en el oeste. Una comunicación directa será inmediatamente abierta con Inglaterra _para recibir instrucciones y tropas, que ya no será necesario transportar en barcos a través del Cabo de Hornos.
Chile se convertiría en un punto desde el cual podríamos dirigir nuestros esfuerzos contra las provincias más ricas. Una vez que hubiésemos adquirido la sólida posesión de la primera, la naturaleza y forma de nuestras expediciones contra las otras serían muy diferentes.
Sin ir más lejos, entonces, con la adquisición de Buenos Aires y Chile habríamos logrado nuestro propósito en gran medida y, dada la coherencia de nuestros planes, estar en posesión de esos dos puntos haría, sin duda, que el efecto de tales expediciones fuera naturalmente sólido, permanente y beneficioso.
El fin de nuestra empresa sería indudablemente la emancipación de Perú y México [Quito], lo cual sólo se podrá lograr mediante la inmediata posesión de Chile.

[Notas]

El tipo de comunicación entre Buenos Aires y Santiago de Chile es perfectamente explicado por una variedad de autores. La distancia total supera las 1.000 millas, pero los medios de transporte son tan abundantes, y la cantidad de caballos y ganado tan inmensa, que no puede haber dudas sobre la posibilidad de enviar de un lado a otro tropas ligeramente equipadas.
Parece ser que hay postas a lo largo de todo el camino, y la facilidad de viajar puede deducirse del hecho que, en los carruajes que van de Buenos Aires a Mendoza, la tarifa por el transporte de 609 kilos de mercadería, a una distancia de 264 leguas, es poco más de dos dólares, aun en ese país, donde las barras de metal precioso son tan abundantes.


Sin duda, San Martín se ajustó en mucho a esta planificación, con algunas correcciones de las cuales sin duda Maitland no estaba tan bien informado. Cruzar la cordillera en una semana con tropas no se ajustaba a la realidad y menos la Sacralización del Secreto" del que hace referencia Maitland, de hecho, San Martín uso la verborragia de los nativos para confundir a los realistas.

Pero... ¿Por qué Chile y la Independencia del Perú?  

En 1816 recuperar el Alto Perú era el objetivo político, estratégico y económico más importante que podía tener el gobierno nacional, no liberar a Chile y, menos aún, a Perú. Lo mas conveniente para las provincias Unidas hubiera sido lo que propuso Paillardelle a fines de 1813: abrir un frente occidental en el Alto Perú desde Arica. La otra alternativa para alcanzar aquel objetivo era hacer lo opuesto a lo que hizo San Martín: una guerra defensiva en Chile y una ofensiva al Alto Perú. La misión que se le encomendó a Güemes es la que debería haberse encargado a O’Higgins.

Entonces el “plan continental”... ¿para que? Si no era la prioridad estratégica del gobierno patriota...¿ ¿quien se beneficiaba si Chile y Perú conseguían su independencia? Obviamente los peruanos y los chilenos,... si...y no. En realidad, la respuesta no es obvia. Al igual que en Buenos Aires, las opiniones en ambos países estaban divididas respecto a la conveniencia de preservar o no los vínculos con la corona española. Pero aun en el caso de que esa fuera la respuesta correcta, como bien observó Alberdi, libertar el territorio de Chile y Perú era algo que les correspondía a los patriotas chilenos y peruanos. Lo que debían hacer los patriotas argentinos era libertar su propio territorio y fundar un gobierno nacional sobre bases sólidas en vez de emprender una costosa y difícil operación militar que podía poner en peligro su propia independencia, su propia integridad territorial o ambas (que es lo que efectivamente ocurrió). Lo que debe primar en la política exterior son los intereses nacionales y no el "altruismo". que aunque fuera real..resulta inexplicable...algo se esconde detrás de ella.

Obviamente la independencia de Chile y Perú era conveniente para las Provincias Unidas, pero la verdadera cuestión más importante era recuperar el control del Alto Perú, la Banda Oriental en manos de los portugueses y el Paraguay, aislado por Gaspar Rodriguez de Francia. La independencia del Perú, declarada en julio de 1821, no fue esencial para la supervivencia del Río de la Plata, ni antes ni después de la llegada de San Martín a Lima. Tampoco sirvió para conseguir la libertad del Alto Perú..asi que de una u otra manera se perdió mas de lo que se puso en juego.

saludos

_________________
Un pájaro inocente,/herido de una flecha/guarnecida de acero/y de plumas ligeras,/decía en su lenguaje/con amargas querellas:
/Más crueles que fieras,/con nuestras propias alas,/que la Naturaleza/nos dio, sin otras armas/para propia defensa,/forjáis el instrumento/de la desdicha nuestra,/haciendo que inocentes/prestemos la materia./Pero no, no es extraño,/que así bárbaros sean/aquellos que en su ruina/trabajan, y no cesan./Los unos y otros fraguan/armas para la guerra,/y es dar contra sus vidas
plumas para las flechas.»
Samaniego, Félix Mª de
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Quequén Grande
Administrador
avatar

Mensajes : 2529
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Mar 24 Ene 2017 - 12:04

A ver Oscar por dónde empezar… primero te aclaro que soy un admirador de San Martín por lo tanto mi opinión va tener un poco de parcialidad.

Pienso que el objetivo final del cruce no era el Alto Perú, era la victoria total sobre las tropas realistas, el de finalizar la larga guerra que se tenía con el virreinato del Perú, a esa altura ya llevaba más de 6 años.

La situación del frente norte no tenía solución para ningún bando, por un lado los españoles que eran más fuertes no podían organizarse debido a las interminables revueltas emprendidas por los aborígenes y la lucha de guerrilla que hombres como el general Güemes le había planteado, y por el bando de los patriotas no existía un orden, ni unión, como para organizar un ejército en condición de atacar.

San Martín lo supo desde el momento que se encuentra con Belgrano, el Virrey Abascar también lo sabía por eso cuando reciben las primeras tropas españolas no duda en enviarlas a recuperar Chile para luego tratar de avanzar a través de la cordillera.

El fuerte y puerto de Callao ubicado a las afuera de Lima era el punto de llegada de todos los refuerzos que se recibía de la península ibérica.

Desviar recursos hacia el alto Perú era permitir la llegada de tropas españolas que volverían a estancar el frente. Por eso San Martín debió decidir que era más importante cortar el flujo de suministro cerrando la puerta al tomar Lima.

Y como veras esta capital se convertirá en el principal objetivo de los dos bandos durante la continuación del conflicto.

Que un general ingles haya pensado en que Lima era el objetivo más importantes para los intereses de Gran Bretaña, puedo haber sido una coincidencia, por otra parte no te olvides que San Martín cuando se retira del ejército español primero viaja a Gran Bretaña para luego dirigirse a Buenos Aires, el ya era un oficial reconocido por su valentía y seguro que se reunió con oficiales británicos que le abran comentado sus ideas, pero de ahí a aseverar que fueron los intereses británicos los que marcaron el camino de las tropas libertadoras, me parece un comentario muy poco objetivo.

Un abrazo Ricardo.

_________________
No hay prédica mas eficaz de amor a la patria, que la historia bien estudiada.
José Manuel Estrada
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bashar
Moderador
avatar

Mensajes : 2660
Fecha de inscripción : 23/06/2011
Localización : San miguel, buenos aires

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Mar 24 Ene 2017 - 13:58

Hola Ricardo!

aclaro mis ideas y aporto mis argumentos... antes de empezar  quiero decirte que debatir con vos va  a ser interesantísimo y por eso es que me animo a dar ideas que para muchos -y por ahí  para vos mismo- van a parecer revulsivas, pero creo que es importante exponerlas, cada uno sacará sus conclusiones, y hacer sus juicios.

Si, el objetivo del Cruce no era el Alto Perú, concuerdo,  pero el objetivo fundamental de la geopolítica  rioplatense  era el Alto Perú...por que se dejó de lado es lo que a mí me llama la atención. Se asevera que la solución en el frente norte no tenía solución... a la luz de las expediciones fracasadas, pareciera ser cierto, pero hasta 1815 era claro que la importancia de los recursos potosinos era vital, para el sostenimiento de la guerra. el cruce de los Andes tenía otros propósitos. Independizar los territorios sudamericanos e imponer en cada región un modelo político particular... ¿a cual respondia San Martín? un modelo Independiente? si... republicano?... no... monarquia constiticional? si... el dejo siempre en claro su posición... para Perú le interesab un país independiente con un Rey europeo...(lo debatimos si queres) no me molesta esto, eran sus opiniones políticas y en un planeta donde el 95 por ciento  del mundo vivía bajo regímenes monárquicos (a excepción de la confederacion suiza, estados Unidos, y san marino) eran las únicas republicas pareciera extemporánea, cuando no subversiva a la luz de la I republica francesa)

He aquí que San Martín ya en 1814, tien una interesante interaccin con el comodoro Bowles, jefe de l estación británica en america del sur... y Bowles es el mayor referente británico en esta parte del mundo, tuvo una entrevista prvada con el y Bowles informó:

Aquí su texto extraido del libro de Piccarilli " San Martin y la política de los Pueblos"

[San Martin] es extremadamente amistoso con los ingleses y tiene una sincera antipatía por los franceses. Sus opiniones sobre el tema de la pacificación son aun más fuertes que los de los otros y posee una influencia considerable en todas las clases de la comunidad. Es más maduro y más estable y tiene menos ambición y menos tiempo para las intrigas políticas. Inmediatamente antes de partir al Perú me pidió tener una conversación privada… Me informó algunas personas aquí habían hecho un acercamiento a Francia (a través de Estados Unidos) hace cuatro meses y me instó a que nuestros cruceros deberán mantener una extrema vigilancia para interceptar cualquier agente o pertrechos que puedan ser enviados desde ese país… [San Martín] expresó una gran ansiedad por lograr una pacificación pero parece determinado a resistir hasta las últimas consecuencias antes que entregarse a los españoles sin garantías. Me advirtió de la manera más reservada en contra de las intrigas de ciertas personas aquí y me aseguró que si tiene lugar una revolución contraria a los intereses de Inglaterra volvería del Perú para oponerse a ella y que tenía suficiente influjo sobre las tropas para depender de su apoyo. [San Martin y Alvear] son los únicos dos hombres con peso o influencia aquí. El ambiente y la disposición aquí en el presente es extremadamente favorable a la Gran Bretaña. La influencia norteamericana aquí ha declinado completamente en los últimos tiempos… La guerra en esta parte de Sudamérica se acerca rápidamente a una conclusión y esto me hace pensar que es un momento favorable para hace que ambas partes (especialmente los criollos) sean nuestros amigos.



Me pregunto yo...¿Estaba al tanto San Martín de los planes de Paillardelle cuando se reunió con Bowles? la , carta del marino inglés está fechada el 26 de enero de 1814. Teniendo en cuenta las distancias, en situaciones  de la época, para ese entonces la carta de Paillardelle ya había llegado al Ministerio de Guerra y estaba siendo evaluada... por Alvear. Pero San Martín había partido de Buenos Aires a principios de diciembre y para ese entonces, fines de enero, ya se encontraba en Tucumán. Pocos días después se encontraría con Belgrano en Yatasto y asumiría el mando del Ejército Auxiliar del Perú. Pero si no se enteró antes de su partida, seguramente lo hizo después ya sea directamente de Paillardelle o a través de Tomás Guido, que desde el ministerio de guerra lo mantenía informado de cualquier noticia importante, guido era sin duda, los ojos y oídos de San Martín en el Ministerio de Guerra.

Recordemos que en ese entonces, principios de 1814, Inglaterra seguía en guerra con Francia y con Estados Unidos. Y en el plano naval las hostilidades con este último país estaban por alcanzar su máxima intensidad, justamente en las costas chilenas por donde Paillardelle pretendía navegar. Durante 1813, la fragata norteamericana Essex al mando del capitán David Porter, había utilizado a Valparaíso como su base y contaba con la protección del gobierno de José Miguel Carrera. Se esperaba su llegada a ese puerto de un momento a otro. Por otra parte, en Europa el imperio napoleónico se desmoronaba rápidamente y se acercaba el retorno de Fernando VII a Madrid...

Cuando San Martín llegó a Jujuy tuvo ocasión de conocer a Paillardelle (jefe del arma de Artilleria de Belgrano). Pero la relación entre ambos no prosperó, quizás por la “sincera antipatía” que tenía por los franceses (bonapartistas). Pero San Martín era un hombre práctico y necesitaba oficiales con la formación y experiencia de Paillardelle, que según algunas fuentes era graduado de la célebre Ecole Polytechnique. Inicialmente le encomendó la instrucción de artilleros e ingenieros del ejército patriota. Pero al poco tiempo surgió una desavenencia entre ambos, supuestamente debido a la negativa de San Martín a reconocer el grado de teniente coronel de Antonio Paillardelle, su hermano. Ofendidos con esta medida, ambos hermanos pidieron licencia por razones personales y regresaron a Buenos Aires. (podes leerlo en Pasquali, Patricia, San Martín: La fuerza de la misión y la soledad de la Gloria ,Buenos Aires: Planeta, 1999)  Por su parte, San Martín también pronto pidió licencia por motivos de salud y consiguió ser nombrado gobernador de Mendoza. No fue una elección casual teniendo en cuenta lo que sucedía entonces en el país trasandino.

he aquí que San Martin por lo menos, es funcional a los intereses británicos, tl como lo manisfesto Alberdi...que a diferencia de nosotros, Ricardo,  lo vio, charlo con él y se hizo una idea de este ilustre personaje.

Difiero en tu idea de que se cernia una amenaza desde Chile. En primer lugar, habiendo tomado el control de Montevideo, ni una ofensiva española desde Chile ni una desde el Alto Perú constituían una amenaza seria, ni inminente para Buenos Aires debido a los enormes dificultades logísticas que enfrentaban. De hecho, nunca fueron consideradas por España, las tentativas de Abascal no pasaron de insistencias a sus generales que no tenían ni los recursos ni las capacidades para lograrlo. Las únicas expediciones a Buenos Aires que contempló Fernando VII fueron por vía marítima pero la rendición de Montevideo en 1814 y la ocupación portuguesa en 1817 dificultaron su ejecución. También la "zapa" a que fueron sometidos los oficiales españoles en Cadiz, en especial por los agentes porteños, como Andrés Arguibel y Lopez  Cossio, y Los Lezica, olvidados como muchos otros.

Ademas, Carrera planeaba cruzar nuevamente la cordillera y lanzar una contraofensiva en la primavera, pero para su sorpresa, cuando llegó a Mendoza San Martín lo hizo apresar, le quitó el mando de sus tropas y lo envió bajo escolta a Buenos Aires con un pedido de deportación. San Martín apenas conocía a Carrera, pero no ignoraba que era considerado un aliado de los Estados Unidos, que para entonces, fines de 1814, era el único enemigo que aun enfrentaba Inglaterra. Cuando Carrera llegó a Buenos Aires la situación política había mudado por completo. Posadas había renunciado al cargo de Director Supremo y Alvear nombrado en su reemplazo. A pesar de que habían sido camaradas de armas en España, seguramente prevenido por las advertencias de San Martín, inicialmente Alvear recibió a Carrera con frialdad. Pero al poco tiempo el chileno logró ganar influjo sobre el flamante Director Supremo. Además, le propuso un audaz plan para cruzar los Andes al frente de un ejército de 500 hombres para iniciar una guerra de “vandalaje” contra los españoles. Alvear le prometió su apoyo.

quizá con eso hubiera alcanzado para entrener ad infinitum a los Españoles  y enfrentarlos por el verdadero objetivo. las minas de Plata de potosí y tener a man un ejercito para sofrenar las apetencias portuguesas en la Banda Oriental.

a lo ultimo amigo Ricardo de tu aseveración que los intereses británicos influyeron... ¿Por qué no? quizá porque parece herejía... si, quizá lo sea.

saludos

_________________
Un pájaro inocente,/herido de una flecha/guarnecida de acero/y de plumas ligeras,/decía en su lenguaje/con amargas querellas:
/Más crueles que fieras,/con nuestras propias alas,/que la Naturaleza/nos dio, sin otras armas/para propia defensa,/forjáis el instrumento/de la desdicha nuestra,/haciendo que inocentes/prestemos la materia./Pero no, no es extraño,/que así bárbaros sean/aquellos que en su ruina/trabajan, y no cesan./Los unos y otros fraguan/armas para la guerra,/y es dar contra sus vidas
plumas para las flechas.»
Samaniego, Félix Mª de
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bashar
Moderador
avatar

Mensajes : 2660
Fecha de inscripción : 23/06/2011
Localización : San miguel, buenos aires

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Dom 29 Ene 2017 - 22:54


Por primera vez en 200 años se recrea el combate de Picheuta


El regimiento de Infantería de Montaña (RIM 11) General Las Heras de Tupungato puso en escena una recreación militar de lo que fue, hace 200 años,  el combate de Picheuta, el primer hecho de armas que tuvo el Ejército Libertador en su Cruce de los Andes. Lo mismo hará mañana con la batalla de Potrerillos, que se recreará a las 19 en Punta de Vacas.

A pesar del calor, una gran concurrencia (400 personas) presenció el espectáculo montado en la misma zona que hace dos siglos.

En aquel 24 de enero de 1817 una avanzada realista contra una guardia patriota se transformó en el bautismo de fuego del Ejército comandado por el General San Martín.

Ayer, los 70 efectivos del RIM 11, vestidos como realistas y patriotas, representaron el enfrentamiento. Con los trajes históricos y las armas de aquella época, el RIM 11 representó lo que se conoce como la Sorpresa de Picheuta.

El público -hubo mendocinos pero también turistas- que vivió la experiencia sintió y observó cómo fue el combate en esa época.

Antes de las acciones militares, el teniente coronel Claudio Rossini, jefe del RIM 11, explicó cómo se iba a recrear el combate, desplegando sobre la mesa de arena el movimiento de las tropas a escala reducida.

Tal como ocurrió en 1817, en el puesto de Picheuta montaron guardia 13 soldados patriotas, entre paisanos y militares. Fueron sorprendidos y atacados por un piquete de 20 realistas, entre milicianos e infantes. Para la recreación se utilizó munición de fogueo y se realizaron explosiones que dieron más realismo a un acto muy emotivo.
El final del combate, que duró 25 minutos, fue como pasó a  la historia: algunos patriotas cayeron como prisioneros mientras que 7 lograron escapar y volver a Uspallata, donde se encontraron con el general Juan Gregorio de Las Heras para cumplir su misión: informarle si había movimiento de tropas realistas de este lado de la cordillera.

Como explicó a Los Andes Rossini, “es la primera vez en 200 años que se realiza esta recreación. La misión que les encomendó Las Heras en la jerga militar se denomina ‘misión de sacrificio’”.

Ese espíritu es lo que intentaron mostrar los efectivos, que se pusieron en la piel de aquellos sacrificados patriotas y despertaron emociones en el público, sobre todo en el centenar de integrantes de una asociación sanmartiniana de Rosario que están haciendo el Cruce de los Andes y participaron de esta recreación.

Entre ellos Leonardo Pedrouza, periodista del Canal 4 de Montevideo (Uruguay): “Es fantástico, es mi primer cruce. El paisaje es espectacular y obviamente me acordé de los rugbiers uruguayos. Además, me encanta todo lo relacionado con San Martín”, contó.

Qué pasó esa madrugada

En la fortificación que el general José de San Martín mandó a construir en 1814 en Picheuta para prevenir la inminente invasión realista desde Chile, se hallaba apostada una patrulla del Ejército patriota compuesta por 5 soldados, 8 milicianos y el cabo Contreras, del batallón N° 11.

La elección de ese punto se debe a que desde allí, donde el valle es más angosto, se puede ver todo lo que viene desde el oeste hacia el este.

Todo comenzó cuando Francisco Marcó del Pont, capitán general de Chile, ordenó un reconocimiento sobre la ruta de Uspallata al sargento mayor Miguel Marqueli, comandando una división de 250 hombres.

Con el objetivo de atacar el fortín de Picheuta, Marqueli partió con 50 hombres, 3 oficiales y 2 baqueanos, con quienes se aproximó al lugar durante la madrugada del 23 al 24 de enero de 1817.

“Las valientes tropas patriotas son sorprendidas y al comprobar la superioridad numérica, el cabo Contreras ordena a dos de sus hombres que se dirijan a Uspallata para avisar al general Las Heras, mientras ellos cubrían su retirada”, relató Rossini en el ejercicio de reconstrucción.

Tras el combate cayeron prisioneros el cabo, dos soldados y cinco milicianos, mientras que otros siete  pudieron fugarse aprovechando la oscuridad de la noche. En Chile esto fue visto como una victoria realista, aunque a San Martín le sirvió para comprobar la motivación y el espíritu victorioso de sus tropas.



en:

http://www.diariouno.com.ar/mendoza/el-ejercito-recreo-el-combate-picheuta-la-alta-montana-20170129-n1329995.html

_________________
Un pájaro inocente,/herido de una flecha/guarnecida de acero/y de plumas ligeras,/decía en su lenguaje/con amargas querellas:
/Más crueles que fieras,/con nuestras propias alas,/que la Naturaleza/nos dio, sin otras armas/para propia defensa,/forjáis el instrumento/de la desdicha nuestra,/haciendo que inocentes/prestemos la materia./Pero no, no es extraño,/que así bárbaros sean/aquellos que en su ruina/trabajan, y no cesan./Los unos y otros fraguan/armas para la guerra,/y es dar contra sus vidas
plumas para las flechas.»
Samaniego, Félix Mª de
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Quequén Grande
Administrador
avatar

Mensajes : 2529
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Mar 31 Ene 2017 - 15:30

bashar escribió:
Hola Ricardo!

aclaro mis ideas y aporto mis argumentos... antes de empezar  quiero decirte que debatir con vos va  a ser interesantísimo y por eso es que me animo a dar ideas que para muchos -y por ahí  para vos mismo- van a parecer revulsivas, pero creo que es importante exponerlas, cada uno sacará sus conclusiones, y hacer sus juicios.

Hola Oscar, quiero que sepas que uno se enriquece cuando lee tus apuntes y opiniones, pienso que no son para nada revulsivas, sirven para aclarar permitiendo con el conocimiento de estos detalles la libertad a todos para tomar su opinión.

Lamento no haber podido contestar antes, como te comente por MP por razones ajenas al foro me vi impedido en estos días dedicar el tiempo que quería, pero al final pude armar mis argumentos.

Bien empecemos por donde si coincidimos

bashar escribió:

¿a cual respondia San Martín? un modelo Independiente? si... republicano?... no... monarquia constiticional? si... el dejo siempre en claro su posición... para Perú le interesab un país independiente con un Rey europeo...(lo debatimos si queres) no me molesta esto, eran sus opiniones políticas y en un planeta donde el 95 por ciento  del mundo vivía bajo regímenes monárquicos (a excepción de la confederacion suiza, estados Unidos, y san marino) eran las únicas republicas pareciera extemporánea, cuando no subversiva a la luz de la I republica francesa)

No hay nada que debatir, al menos conmigo con respecto a esto, San Martin como Belgrano y muchos patriotas querían una monarquía, es mas fue un tema muy discutido por los diputados reunidos en el congreso de Tucumán en aquel año de 1816.

La diferencia entre San Martin y Belgrano, era quién tenía que reinar, mientras nuestro creador de la bandera soñaba con una única nación sudamericana con un rey descendiente directo de un Inca, razón por la cual él acepto la ubicar al sol de Mayo en nuestra enseña patria, que representa la dios inca “Inti”; San Martín por otra parte pretendía un familiar directo del Rey Fernando VII.

En el resto tengo algunas diferencia, pero te aclaro son conceptuales, es el “Porqué” y no el “que” y el “como”. Ya que los sucesos son ampliamente documentados como para no creer en ellos. Te vuelvo a repetir no soy dueño de la verdad por lo tanto son solo pensamientos de un cincuentón que ya se está poniendo algo viejo y cabeza dura.

Empezamos por la Independencia de Chile, más que un deseo era una necesidad para San Martin que él país fuera un estado independiente, en un principio él tenía planeado cruzar la cordillera con un ejército no mayor de 1500 hombre y con el consentimiento del gobierno del país trasandino cruzar su territorio para embarcar las tropas en Valparaíso y luego desembarca en el Perú y desde allí combinando un movimiento en pinzas con el ejercito del norte derrocar las tropas realistas que se encontraban en el alto Perú. San Martin era consciente de que el éxito estaba condicionado a una alianza con el gobierno de Santiago.

La caída de este a manos del ejército español desbarato la idea inicial y necesito improvisar algunos cambios.

Primero; el ejército que cruzara la cordillera debería ser mucho más poderoso que el pensado en un principio.

Segundo; Este debería vencer a las tropas realistas que se habían apoderado de Santiago, y para que la victoria fuera definitiva, si o si necesitaba el apoyo del pueblo Chileno.

Esto dejaba como interrogación, ¿en qué condición penetraba en el territorio vecino?, él sabía que si lo hacía como conquistador era muy difícil que obtuviera la simpatía de la población y a la hora de decidir podría inclinarse está a favor de la realista. Otra opción era hacerlo como libertador, pero para esto necesitaba representar a una nación libre y esta no existía. Razón que obliga al mandatario a presionar al gobierno central para que declarara la independencia.

Finalmente necesito un aliado y a quien elegir a O'Higgins o Carrera, yo tenía entendido que el acepta a los dos pero Carrera intenta hacer un motín y esto disgusto tanto a San Martín que lo manda a arrestar y lo envía a Buenos Aires. También pensó en un principio crear unidades formadas exclusivamente por tropas chilenas pero luego de algunas incidencias provocadas por rivalidades entre ellos, opta por integrar estos soldados a las unidades ya existentes.

Todas estas circunstancia lleva a que el objetivo final del cruce de los Andes será la declaración de la independencia de Chile, para luego, como muestra la historia, obtener el apoyo y en realidad la fuerza militar necesaria del pueblo Chileno para completar la segunda parte de su plan, el desembarcar en Perú.

Pasa el tiempo y llega el desembarco en el sur del Perú y ahora ¿Qué camino toma en dirección al Alto Perú o a Lima?

Pienso que para comprender mejor el "porque" debemos primero entrar en el contexto histórico, para recordar algunos echos y te aclaro que me hiciste buscar en algunos libros para poder estar seguro lo que escribo.

San Martín realiza un viaje a Buenos Aires y vuelve con malas noticias, había recibido la orden de cruzar con el ejerció nuevamente la cordillera y llevar sus unidades en defensa del directorio.

El se niega participar en la guerra interna; luego de la batalla de Cepeda, el 1º de febrero de 1820 que trae como consecuencia el final del poder ejecutivo centralizado, dejando de existir como tal las provincias unidad y pasando a un sistema de autonomías provinciales, reúne a sus oficiales indicando que ya no estaban obligados a pelear porque no existía gobierno central, situación que llevo a que el general Juan Gregorio de las Heras convocara nuevamente a todos los oficiales el 2 de abril en la ciudad de Rancagua para confirmar por unanimidad el mando del ejército al General San Martín y la continuidad en la guerra de la independencia.

Que consecuencia trae esto.

1º No existía ninguna posibilidad de coordinar algún movimiento con el ejército del norte, ejército que se había amotinado negándose participar en la batalla de Cepeda en apoyo de las tropas porteñas.

2º La expedición estaba organizada exclusivamente por el gobierno de chile y aunque un poco más de la mitad de sus hombres eran proveniente del ejercito de los Andes, la flota era chilena y la bandera que llevaban era muy similar a la actual del país de Chile, con la diferencia que contenía 3 estrellas en el recuadro azul que representaba a los tres pueblos que se comprometían en alianza para la liberación del Perú, por lo tanto ahora los objetivos eran determinados por las necesidades del gobierno de O'Higgins y no de las provincias unidas.

Esto lleva a dar prioridad a la liberación de Lima, para luego tomar Callao dejando a un lado el plan del alto Perú.

Bien para terminar espero durante esta semana poder subir los capítulos que faltan sobre la creación del Ejército de los Andes.

Un abrazo Ricardo.

_________________
No hay prédica mas eficaz de amor a la patria, que la historia bien estudiada.
José Manuel Estrada
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bashar
Moderador
avatar

Mensajes : 2660
Fecha de inscripción : 23/06/2011
Localización : San miguel, buenos aires

MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   Mar 31 Ene 2017 - 23:52

Hola Ricardo
También me has hecho revisar libros y de hecho me has obligado a mover alguna que otra influencia para acceder a documentos que no suelen estar en los libros dado que muchos documentos suelen estar archivados con llave… voy mas adelante a exponer uno ciertamente controversial.
Al volver a Buenos aires San Martin se reunió con Ponsonby para recibier  instrucciones sobre su accionar con  respecto a los pasos que debía seguir en relación a Chile y, eventualmente, si conseguía su liberación, el Perú. También manifestó su intención de darle a Inglaterra  todas las ventajas económicas que ambos países pudieran ofrecer. Finalmente, describió su proyecto monárquico, sugiriendo que un príncipe francés sería aceptable en Buenos Aires y un inglés en Santiago. Por ese entonces, con la anuencia de San Martín, Pueyrredón avanzaba en negociaciones con Francia para coronar al duque de Orleans en Buenos Aires (Felipe de Orleans originalmente) en este documento en ingles y castellano, se detalla el informe que Bowles posteriormente refirió al Almirantazgo Británico, y que prácticamente no existe en la bibliografía argentina:


William Bowles to John Wilson Croker, Secretary of the Admiralty, 14 February 1818, British National Archives, ADM 1/23


[San Martin] has from the very beginning of the revolution seen and lamented the wants of talent and integrity which has hitherto opposed an insurmountable obstacle to the adoption of a regular system here, and although perhaps one of the most determined supporters of the cause of independence, it has always been under the conviction that foreign interference would finally be necessary to establish a settled government in this country…. The following statement which contains the substance of his sentiments as he delivered them on several occasions is copied almost verbatim from notes made at the moment and read to him afterwards and I have preferred transcribing them in their present form to the risk of weakening their exactness by correction and arrangement. He is as firmly resolved as ever to oppose all connection with Spain, urging that from the inveteracy with which the revolutionary war has been carried on in this country it has now assumed the character of a personal hostility between the creoles and Spaniards, and a Prince of this latter nation let him come alone or accompanied can never be viewed in any other light here than as an object of dislike and suspicion. Such an arrangement would therefore contain within itself the elements of new revolutions and misfortune. He is however decidedly in favour of a monarchical government, as the only one suited to the state of society in this country… one day while talking on this subject he threw out the idea of dividing South America amongst the principal European powers, forming such a number of Kingdoms as might provide for a Prince of each royal house, and by that means satisfy all parties, and prevent those rivalries and jealousies which might otherwise produce opposition and difficulties. Spain might have Mexico. The other powers the different viceroyalties according to their existing divisions and to reconcile the court of Madrid to sacrifice which appear so enormous he suggested the practicability of pecuniary and commercial indemnifications from the colonies thus relinquished… The moderate and amicable interference of some friendly power can alone terminate the present convulsions and prevent new and more serious ones; and those who at this moment hold the principal authority here consider themselves so strong and so completely in possession of the general confidence as to engage for the adoption of any practicable plan which takes independence for its basis and excludes the Spanish branch of the house of Bourbons. It is for this reason that he earnestly solicits some communication from His Majesty’s government which might guide his conduct if the events of war place the whole of Peru in his possession; that he may be enable to take proper steps at once, and not find himself the receptivity of retracing mistaken ones.  He further informed me that the agent from the government of Chile in London, don F. Yrizarry, is empowered to offer the following advantages and cessions if Great Britain will favour the cause of independence: 1) the cession of the island of Chiloé and the port of Valdivia, and 2) the reduction from ten to fifteen % on imports and four on exports to all British ships for 30 years. That these preferences were to be in proportion to the assistance given, but that if a prince of the royal family of Great Britain should accept the throne of Chile he would be received here without any conditions except the establishment of constitutional monarchy… [San Martín] has always shown a marked predilection towards England of which he gave a very important proof on a former occasion [refers to a dispatch of Jan 24, 1814]… Wants of officers has lately obliged him to employ in his army a number of French and Americans who accompanied general Brayer to this country last year, but various opportunities have been taken to warn him of their intrigues, and having lately detected a conspiracy against his life in which many of them were concerned, he is now removing and separating them as fast as possible and they possess no influence whatever here at present. …His health is bad, and he is subject to violent hemorrhages of the lungs the consequence of a fall from his horse some years since.

En Castellano: (las negritas son mias)
William Bowles a John Wilson Croker, Secretario del Almirantazgo, 14 de febrero de 1818, Archivos Nacionales Británicos, ADM 1/23

[San Martín] desde el principio de la revolución ha visto y lamentado los deseos de talento e integridad que hasta ahora se han opuesto a un obstáculo insuperable para la adopción de un sistema regular aquí y aunque tal vez uno de los partidarios más decididos de la causa de Independencia, siempre ha estado bajo la convicción de que la interferencia extranjera sería finalmente necesaria para establecer un gobierno establecido en este país .... La siguiente afirmación, que contiene la sustancia de sus sentimientos tal como los pronunció en varias ocasiones, se copia casi textualmente de las notas hechas en el momento y leídas después y he preferido transcribirlas en su forma actual al riesgo de debilitar su exactitud por Corrección y arreglo. Está tan firmemente resuelto como siempre a oponerse a toda conexión con España, instando a que desde el inicio y con que la guerra revolucionaria se ha llevado a cabo en este país que ahora ha asumido el carácter de una hostilidad personal entre los criollos y españoles, y un Príncipe De esta última nación, que venga solo o acompañado, no puede ser visto más allá de otra luz que como objeto de aversión y sospecha. Tal arreglo contendría, pues, dentro de sí los elementos de nuevas revoluciones y desgracias. Sin embargo, es decididamente partidario de un gobierno monárquico, como el único adecuado para el estado de la sociedad en este país ... Un día, hablando sobre este tema, descartó la idea de dividir Sudamérica entre las principales potencias europeas, Número de reinos que podrían proveer a un príncipe de cada casa real, y por ese medio satisfacer a todos los partidos, y evitar esas rivalidades y celos que de otro modo podrían producir oposición y dificultades.
España podría tener México. El otro da poder a los diferentes virreinatos según sus divisiones existentes y reconcilia la corte de Madrid con el sacrificio que parece tan enorme que sugiere la viabilidad de las indemnizaciones pecuniarias y comerciales de las colonias así abandonadas ... La interferencia moderada y amistosa de algún poder amistoso puede por sí sola Poner fin a las convulsiones presentes y evitar nuevas y más graves; Y los que en este momento tienen la autoridad principal aquí se consideran tan fuerte y tan completamente en posesión de la confianza general que se comprometen para la adopción de cualquier plan factible que toma independencia para su base y excluye la rama española de la casa de los Borbones . Es por esta razón que él solicita seriamente alguna comunicación del gobierno de Su Majestad que pueda guiar su conducta si los acontecimientos de la guerra colocan todo el Perú en su posesión; Que pueda ser capaz de tomar medidas adecuadas a la vez, y no encontrarse la receptividad de volver a equivocarse. Me informó además que el agente del gobierno de Chile en Londres, don F. Yrizarry, está facultado para ofrecer las siguientes ventajas y cesiones si Gran Bretaña favorece la causa de la independencia: 1) la cesión de la isla de Chiloé y la Puerto de Valdivia, y 2) la reducción de diez a quince por ciento en importaciones y cuatro en exportaciones a todos los buques británicos durante 30 años. Que estas preferencias estuvieran en proporción a la ayuda prestada, pero que si un príncipe de la familia real de Gran Bretaña aceptaba el trono de Chile, sería recibido aquí sin condiciones, excepto el establecimiento de la monarquía constitucional ... [San Martín] Ha mostrado siempre una marcada predilección hacia Inglaterra, de la que dio una prueba muy importante en una ocasión anterior [se refiere a un despacho del 24 de enero de 1814] ... Los deseos de oficiales últimamente le han obligado a emplear en su ejército a un número de franceses y estadounidenses Que acompañó al general Brayer a este país el año pasado, pero se han tomado varias oportunidades para advertirle de sus intrigas y, últimamente, ha detectado una conspiración contra su vida en la que muchos de ellos estaban preocupados, ahora está removiéndolos y separándolos tan rápido como Posible y no poseen ninguna influencia aquí en este momento. ... Su salud es mala y está sujeta a hemorragias violentas de los pulmones como consecuencia de una caída de su caballo hace algunos años.

Queda en evidencia en este documento, el plan general de san Martin: monarquías constitucionales en el rio de la Plata (francés) Británico en Chile (con cesion de Chiloe y Valdivia) y un Rey a determinar en el Perú, dejándole a España Mexico e indemnizaciones para aplacar a España…
La elección de O higgins por Carrera en su momento debio responder a varias razones: una sin duda fue que Carrera estaba muy ligado a los intereses estadounidenses, O higgins era mas maleable y capacitado para no interferir en los planes de la logia Lautaro, del que era integrante…

No te olvides Ricardo que se estaba preparando la constiticion unitaria de 1819… muy centralista, verticalista y digo yo “monárquica” hecha a medida para una monarquia constitucional esto ponía de pelos de punta a los federales que por definición, eran republicanos. Como advirtió,  Jhon Quincy Adams, que monitoreaba el proceso revolucionario: “una nación americana nunca puede estar libre del dominio de Europa mientras negocia con sus dinastías la entrega de su gobierno.” Digo y ¿o entonces (¿A que respondia el Plan continental?

He aquí la carta al nuevo representante de Estados Unidos en Buenos Aires, Cesar Rodney, Adams, que era el Secretario de Estado, hace un resumen de la revolución en Buenos Aires a partir de 1810 (https://archive.org/stream/diplomaticcorres01mann/diplomaticcorres01mann_djvu.txten: )

Buenos Ayres, also, more than any other of the South American provinces, has been the theatre of foreign European intrigues. With Spain itself, in a negotiation for receiving a Spanish prince as their sovereign; with the court of Rio Janeiro, for Portuguese princes and princesses, and for cessions of territory as the price of acknowledged independence, and with France, for the acquisition of a legitimate monarch in the person of the prince of Lucca. A hankering after monarchy has infected the politics of all the successive governing authorities of Buenos Ayres, and being equally contrary to the true policy of this country, to the general feeling of all the native Americans, and to the liberal institutions congenial to the spirit of freedom, has produced its natural harvest of unappeasable dissensions, sanguinary civil wars, and loathsome executions, with their appropriate attendance of arbitrary imprisonments, a subdued a perverted press, and a total annihilation of all civil liberty and personal security…

The independence of an American nation can never be completely secured from European sway, while it tampers for authority with the families of European sovereigns. It is impossible that any great American interests should be served by importing a petty prince from Europe to make him a king in America. The absurdity of such negotiations is so glaring that nothing but the notorious fact that they have pervaded the whole history of Buenos Ayres from the firs assertion of its independence could excuse this reference to them.  The special right we have to object to them is, that they are always connected with systems of subserviency to European interests: to projects of political and commercial preferences, to that European nation from whose stock of Royalty the precious scion is to be engrafted…

A Government by popular Representation and periodical election. the subordination of the Military to the Civil authority, the suppression of ecclesiastical supremacy, the freedom of the press, and the security of personal liberty, appear to be duly appreciated by him [Rivadavia], as the only foundations of a social compact suited to the wants of his Country; and with these fundamental principles, no preference for European connections, much less predilections for European princes can be entertained.
En Castellano:
Buenos Aires, también, más que ninguna otra de las provincias sudamericanas, ha sido el teatro de las intrigas extranjeras de Europa. Con la misma España, en una negociación por recibir a un príncipe español como su soberano; Con la corte de Río de Janeiro, para los príncipes y princesas portugueses, y para las cesiones de territorio como precio de la independencia reconocida, y con Francia para la adquisición de un monarca legítimo en la persona del príncipe de Lucca. El anhelo de la monarquía ha infectado la política de todas las sucesivas autoridades de Buenos Aires y ha sido igualmente contrario a la verdadera política de este país, al sentimiento general de todos los nativos americanos ya las instituciones liberales, Libertad, ha producido su cosecha natural de disensiones inacabables, guerras civiles sangrientas y ejecuciones repugnantes, con su apropiada asistencia de encarcelamientos arbitrarios, una prensa sometida y pervertida y una total aniquilación de toda libertad civil y seguridad personal ...

La independencia de una nación americana nunca puede estar completamente protegida de la influencia europea, mientras que impide la autoridad con las familias de los soberanos europeos. Es imposible que cualquier gran interés americano sea servido importando a un pequeño príncipe de Europa para convertirlo en un rey en América El absurdo de tales negociaciones es tan evidente que nada más que el hecho notorio de que han impregnado toda la historia de Buenos Aires de la primera afirmación de su independencia podría excusar esta referencia a ellos. El derecho especial que tenemos que oponer a ellos es que siempre están conectados con sistemas de servidumbre con los intereses europeos: a proyectos de preferencias políticas y comerciales, a esa nación europea de la cual se va a injertar el precioso vástago ...

Un gobierno por la representación popular y la elección periódica. La subordinación de los militares a la autoridad civil, la supresión de la supremacía eclesiástica, la libertad de prensa y la seguridad de la libertad personal, parecen ser debidamente apreciados por él [Rivadavia], como los únicos cimientos de un pacto social adecuado Los deseos de su País; Y con estos principios fundamentales, no hay preferencia por las conexiones europeas, y mucho menos predilecciones para los príncipes europeos pueden ser entretenidos.

Si te das cuenta…(te lo marque con negrita) aparece aquí un personaje ..Rivadavia… parece que el único "republicano" ( aparte de Artigas)  que se opone a los proyectos monárquicos, que vaya casualidad tiene un sostenedor claro y preciso...San Martin. la discordia de ambos viene de 1812 y ya podemos andar adivinando el porque...
San Martin no puede volver a Buenos Aires porque su proyecto tiene miras mas importantes para la geopolítica general. No puede volver a reventar  federales =  Republicanos) porque hay otros que lo pueden hacer… no puede gastar la pólvora (tiene poca) en Chimangos… aun así algo aportó... repaso el 11 de los Andes a San Juan... asi que algún amago de ayuda hizo...

Alberdi en "El Crimen de la guerra" expone algunas de estas vicisitudes de San Martin y emite un juicio Severo del General .... lo expongo en la próximo dialogo..

saludos

_________________
Un pájaro inocente,/herido de una flecha/guarnecida de acero/y de plumas ligeras,/decía en su lenguaje/con amargas querellas:
/Más crueles que fieras,/con nuestras propias alas,/que la Naturaleza/nos dio, sin otras armas/para propia defensa,/forjáis el instrumento/de la desdicha nuestra,/haciendo que inocentes/prestemos la materia./Pero no, no es extraño,/que así bárbaros sean/aquellos que en su ruina/trabajan, y no cesan./Los unos y otros fraguan/armas para la guerra,/y es dar contra sus vidas
plumas para las flechas.»
Samaniego, Félix Mª de
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Historia de la formación del Ejército De Los Andes   

Volver arriba Ir abajo
 
Historia de la formación del Ejército De Los Andes
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El mejor altavoz de la historia
» HISTORIA DE DOS TESOROS D3ESWCUBIERTOS CON EL DEEPERS
» Historia de Unicron y sus prototipos
» la historia de blitzwing/sky-jetfire
» LA HISTORIA OCULTA DE LA RAZA HUMANA.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Defensa Nacional y del Mundo :: - HISTORIA MILITAR ARGENTINA - :: Historia Militar-
Cambiar a: