ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 A 200 años del Combate Naval de Montevideo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ariel
Administrador
avatar

Mensajes : 16696
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 35

MensajeTema: A 200 años del Combate Naval de Montevideo   Dom 9 Feb 2014 - 23:02


17 DE MAYO DE 1814 
 
 COMBATE NAVAL  DE  MONTEVIDEO



Entre  el  14  y  el  17  de  mayo  de  1814,  la  escuadra  patriota  al  mando  de 
Guillermo Brown puso fin al dominio español en aguas del Río de la Plata.  

Almirante Guillermo Brown

Hacia el año 1814 el gobierno de Buenos Aires formó una nueva escuadra, compuesta por la fragata "Hércules", una corbeta, un bergantín, una goleta y cuatro naves menores. La primera acción de la escuadra de Brown se desarrolló en torno a la isla Martín García, que era la llave de acceso a los ríos Paraná y Uruguay. Brown atacó a la escuadra del Capitán Romarate, apoyado en la isla Martín García, el 11 de marzo; los españoles sólo contaban con tres bergantines y cinco naves menores, pero aún en inferioridad numérica rechazaron en principio el ataque de la nave capitana argentina a la que produjeron averías.

Brown se retiró temporariamente, repuso sus fuerzas y volvió a atacar el 15 de marzo, ejecutando un desembarco que logró la captura de la isla. Esta acción obligó a los españoles a retirarse aguas arriba del río Uruguay. Una pequeña flotilla persiguió a las naves españolas en Arroyo de La China, enfrentándose el 23 de marzo.

Luego de librar las aguas del río de la escuadrilla de Romarate, Brown inició la acción que culminaría con la batalla naval de Montevideo entre el 14 y el 17 de mayo 1814 y la derrota de las fuerzas navales hispanas.

Se contabilizaron cuatro naves apresadas, otras tres fueron incendiadas y las restantes regresaron vencidas a Montevideo.

Un mes después la ciudad caía en manos de los sitiadores terrestres. El "Poder Naval" había decidido la suerte de "la plaza".

Batalla de Montevideo

El General San Martín, con su amplio conocimiento sobre el dominio del mar, consideró esa victoria como "la más importante hecha por la revolución americana hasta el momento".

La caída de Montevideo significó el trastrocamiento de todos los planes de reconquista españoles, que perdieron la mejor base para la invasión del sur del continente, al quedar sin ningún punto de apoyo en el Atlántico Sur.

Merced a ello la expedición del general español Morillo debió dirigirse a la costa firme - Colombia y Venezuela- y se suspendieron los intentos de invasión española al territorio argentino desde Chile y el Alto Perú. A la vez que los ejércitos patriotas pudieron concentrarse en un solo frente, dirigiendo sus esfuerzos a la frontera norte, el Alto Perú. El material tomado al enemigo reforzó los exhaustos ejércitos de la Revolución.

San Martín, ahora con sus espaldas guardadas, pudo formar su Ejército de los Andes e iniciar la gesta libertadora.

INTRODUCCIÓN 


La decisión política de armar una escuadra como elemento de  defensa  o ataque,  constituyó un  factor  importante  en los acontecimientos del período independentista. Conllevo esfuerzos y recursos del Estado y de los comerciantes(1)de 
Buenos  Aires  hacia  un  sector  en  pos  de  una  estrategia. 
Estos  últimos  veían  sus  intereses  perjudicados  por  el asedio de la flota realista.(2)
  
Teniendo  en cuenta que  en estas latitudes del mundo no existía  personal  “calificado”  con  la  formación  específica en comandar tropas navales, situación similar ocurría con 
el  personal  para  la  conformación  de  las  tripulaciones  de las embarcaciones, lo que implicó que quienes debían ser reclutados provinieran de los sectores de trabajadores del puerto o de la marinería de buques mercantes.(3)

SITIO DE MONTEVIDEO (1812­-1814) 

La  historiografía  naval  sobre  este  acontecimiento  es variada  y  abundante.  En  ella  se  pasa    revista  por  los diferentes  aspectos,  ante  lo  cual  queremos  hacer 
referencia  que  la  Plaza  de  Montevideo  era  la  base operacional  de  las  fuerzas  españolas,  desde  donde abastecían  a  los  distintos  componentes  que  tenían desplegados en el territorio Oriental que, a su vez, recibía logística de la flota realista, aunque la  ciudad había sido  sitiada  por  los  independentistas  de  las  Provincias  Unidas del  Río  de  la  Plata  –comandadas  primero  por  José Casimiro  Rondeau,  y  luego  por  Carlos  María  de  Alvear, 
durante la capitulación–. 
 
La decisión de sitiar Montevideo desde el año 1812, le ocasionó un enorme desgaste económico y operativo a las fuerzas  sitiadoras  por  lo  prolongado  de  la  disposición; motivo por el cual fue necesario desplegar una táctica que le  diera  término.  Una  de  las  medidas  adoptadas  por  los gobernantes  de  Buenos  Aires  fue  la  creación  de  una Escuadra; decisión resistida por la experiencia  negativa del Combate de  San Nicolás de los Arroyos. En su formación se vio apremiada por el tiempo y  las circunstancias, pero 
llegó a consolidarse con el financiamiento del comerciante naviero norteamericano, Guillermo Pio White.(4)
 
 
La  designación  de  comandante de la  Escuadra  recayó  en Guillermo  Brown,  capitán  mercante  de  origen  irlandés,  a quien  se  lo  nombró al  efecto  como  Teniente  Coronel.  La escuadra  estuvo  compuesta  por  la Hércules,  como  nave insignia, el bergantín Nancy, las goletas Julliet y Fortuna, 
la  balandra  Nuestra  señora  del  Carmen,  una  cañonera, una sumaca y dos faluchos.(5)

ACCIONES PREVIAS 
 
En marzo de 1814 se registraron las primeras acciones de la  escuadra  de  Brown,  entorno  a  la  isla  Martín  García, desde donde se apoyaban las fuerzas españolas, y llave de acceso a los ríos Paraná y Uruguay. El 11 de marzo,Brownatacó la escuadra realista comandada por el capitán Jacinto de Romarate, la cual contaba con tres bergantines y  cinco  naves  menores;  los  españoles  a  pesar  de  la inferioridad  numérica  rechazaron  el  ataque, causándole averías a la Hércules. A este hecho se sumó, la pérdida de los comandantes de la Juliet y de la nave insignia, Seaver y Elías  Smith,(6)que  fueron  reemplazados  por  sus  segundos comandantes,  Ricardo  Baxter  y  Guillermo  Mc   Dougall, respectivamente. 
 
Ante  los  daños  que  le  habían  ocasionado,  Brown emprendió la retirada del alcance del fuego enemigo para 
reponer fuerzas, arreglar las averías, levantar la moral de la  tripulación,  hacer  recuento  del  personal  caído  y  los 
enfermos; pero también en busca de una mejor estrategia que posibilitara la conquista del objetivo. Luego,  el 15 de 
marzo,  volvió  a  atacar  ejecutando  un  desembarco  que logró  la  captura  de  la  isla.  Las  fuerzas  realistas  fueron sorprendidas  por  esta  operación  al  quedar  sin  la protección  del apoyo  de  fuego  de  las  baterías  de  tierra. Ante  tal  situación,  se  vieron   obligados a  retirarse aguas arriba del río Uruguay. 
 
Algunos  buques  de  la  armada  patriota  al  mando  del norteamericano  Tomás  Nother  realizaron  la  persecución 
de las naves españolas hasta darles alcance en Arroyo de La China (hoy Concepción del Uruguay). Allí se produjo un  nuevo  enfrentamiento  (28  de  marzo)  en  el  cual  los peninsulares  tomaron  ventaja  de  la  posición  defensiva 
alcanzada,  repeliendo  el  asedio  al  que  estaban  siendo sometidos  mediante  un  fuego  constante  y  sostenido,  y ocasionándoles  numerosas  bajas  a  las  fuerzas  de  las Provincias  Unidas,  entre  ellas  la  de  su  comandante,  el mencionado Nother. La balandra Carmen quedó encallada y ante tal circunstancia, Samuel Spiro,7 tomó la medida de desembarcar  a  su  tripulación  y  proceder  a  realizar  la voladura  de  la  santabárbara,  en  donde  él  pereció.  La batalla de Arroyo de la China hizo distinguir las figuras de Leonardo Rosales, Nicolás Jorge y Ángel Hubac.

BLOQUEO DE MONTEVIDEO 

Ante  el  revés  de  Arroyo  de  la  China,  Brown  tomó  la medida de reunir sus fuerzas y aprovisionarse del material 
necesario  a  la  espera  de  obtener  la  autorización  del gobierno de Buenos Aires para bloquear Montevideo. Esta 
estrategia  le  serviría  para  terminar  con  el  predominio 
español en el Río de la Plata.  
 
Partió  a  dicha misión con los buques fragata Hércules, corbetas Belfast y Zephyr, bergantín Nancy y goleta Juliet. El  11  de  mayo  se  le  sumaron  la  corbeta  Agreable,  la sumaca Trinidad y un falucho, el San Luis. 
 
Las  autoridades  de  Montevideo,  encabezadas  por  su gobernador Gaspar de Vigodet, al observar la situación de 
aislamiento  por  tierra  y  mar  al  que  estaban  siendo sometidos,  establecieron  una  Junta  para  determinar  las 
medidas a seguir, en la cual resolvieron que era perentorio reforzar  la  escuadra  con  los  buques  mercantes  que  se encontraban en el puerto y convocar a la leva forzosa para conformar la tripulación necesaria. Según Caillet­Bios, los miembros  del Ayuntamiento  notaron  la  superioridad  que poseían  sobre  la  flota  de  Buenos  Aires. El  14  de mayo,zarpó la escuadra compuesta por las fragatas Mercedes y Neptuno, las corbetas Paloma y Mercurio, los bergantines, Cisne y San José, la goleta María, el falucho Fama, la balandra Corsario, el lugre San Carlos, y el queche Hiena, como insignia, al mando de Sierra. 
 
COMBATE NAVAL DE MONTEVIDEO  

El 14 de mayo, durante el primer encuentro entre ambos bandos,  la  escuadra  de  Brown  realizó  un  ensayo  de 
retirada  yendo  hacia  aguas  afuera;  táctica  que  buscaba alejar a los buques realistas del apoyo y la seguridad del puerto  de  Montevideo.  Esta  acción  le  deparó  a  los españoles  la  caza  del falucho  San  Luis  y  la  pérdida  de contacto con la nave insignia, el Hiena.  
 
El  15,  16  y  17  de  mayo  continuaron  los  enfrentamientos en  la  zona  de  Buceo,  con  ambas  escuadras  moviéndose constantemente para no ofrecer tiro al blanco. A pesar de ello, los realistas al verse superados por el despliegue de los patriotas, trataron de alejarse  en busca de una mejor posición, pero fueron alcanzados y se les dio caza al San José, Neptuno, Paloma y María. Al quedar diezmados, los españoles  se  refugiaron  en  Montevideo  siendo  el  puerto 
bloqueado nuevamente. 
 
El triunfo del 17 de mayo puede considerarse uno de los hechos  que  consolidó  la  causa  revolucionaria,  dado  que 
posibilitó  la  neutralización  de  uno  de  los  bastiones españoles en América. La relevancia de sus consecuencias 
han sido fundamento suficiente para establecerlo como el Día de la Armada Argentina (Decreto 5304, 1960).  
 
Las consecuencias de la campaña naval de 1814 fueron la desaparición del dominio español en la región del  Río de 
la Plata, un mejor posicionamiento de los  ejércitos de las Provincias Unidas, y una mejor situación para afrontar los 
sucesivos  embates  que  realizarían  los  peninsulares a  sus ex dominios. 


Antonio González 
Suboficial Primero de Infantería de Marina 
Profesor en Historia 
Estudios Históricos Navales – ARA 
Buenos Aires, 15 de abril de 2013 
 
NOTAS 
1
  Oyarzabal,  Guillermo;  Guillermo  Brown;  Librería  Editorial  Histórica 
Emilio J. Perrot; Colección Histórica; Buenos Aires; 2006; Pág. 37. 
2
  Caillet­Bois,  Teodoro; Historia  Naval  Argentina;  Emecé  S.A.  Editores; 
Buenos Aires; 1944; Pág. 83,84. 
3
  Luqui­Lagleyze, Julio  M.;  El  aporte  extranjero  a la  conformación de las 
tripulaciones  de  las  escuadras  argentinas  en  las  Guerras  de 
Independencia  y  del  Brasil  1814­1830;  Editorial  Pontificia  Universidad 
Católica  Argentina,  Facultad  de  Filosofía  y  Letras,  Centro  de  Historia 
Argentina y Americana N° 10; Buenos Aires; 2007; Pág. 90­91. 
4
  Caillet­Bois,  Teodoro; Historia  Naval Argentina;:  Emecé  S.A.  Editores; 
Buenos Aires; 1944; Pág. 85. 
5
  Oyarzabal,  Guillermo;  Guillermo  Brown;  Librería  Editorial  Histórica 
Emilio J. Perrot; Colección Histórica; Buenos Aires; 2006; Pág. 46. 
6
  Caillet­Bois,  Teodoro; Historia  Naval  Argentina;  Emecé  S.A.  Editores; 
Buenos Aires; 1944; Pág. 90 y 91. 
7
  Oyarzabal,  Guillermo;  Guillermo  Brown;  Librería  Editorial  Histórica 
Emilio J. Perrot; Colección Histórica; Buenos Aires; 2006; Pág. 56.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario En línea
 
A 200 años del Combate Naval de Montevideo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» A 200 años del Combate Naval de Montevideo
» Batalla naval en el Atlántico Norte
» Rusia desarrollará su propio sistema de defensa antimisiles naval
» 1826 – Victoria Naval en Los Pozos y Quilmes – 2012
» Locura por el Combate

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Defensa Nacional y del Mundo :: - HISTORIA MILITAR ARGENTINA - :: Historia Militar-
Cambiar a: