ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 "Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Quequén Grande
Administrador
avatar

Mensajes : 2464
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: "Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte   Sáb 12 Abr 2014 - 5:43

“Los colorados de Buenos Aires”
Desde su inicio hasta la creación del “Regimiento de Infantería Ligera de Buenos Aires”.



Uniforme del batallón de Buenos Aires

Por Ricardo Corino

El regimiento de caballería de tanques nº 6 “Blandengues”, tiene en su larga historia un hito que lo distingue de cualquier unidad militar de latino América,  al ser la única unidad hispano Americana que enfrento a los franceses en los suelos europeos en defensa de España en largo conflicto entre la madre patria y las tropas de Napoleón conocida como la “guerra de la independencia española”, esta formación de criollos fue conocida en el ambiente militar español como “los colorados de Buenos Aires” debido al color de su uniforme.

Hay muy poco escrito sobre la actuación de esta unidad en el viejo continente, el historiador Julio Ruiz realizo un detallado relato en su trabajo denominado “Blandengues la odisea, De las invasiones inglesas a la guerra de la independencia española”, de la cual extraigo la mayor parte de esta historia.


Su nacimiento

“El Cuerpo de Blandengues de la Frontera de Buenos Aires” fue inicialmente establecido para la defensa de la frontera contra los indígenas. Las fuerzas militares existente en Buenos Aires se mostraban ineficaces contra la lucha con los nativos americanos, por lo que el cabildo, durante la gobernación de José de Adonaegui, decide que la mejor solución era que los criollos que habitaban en la región los enfrentasen a los indios. Por eso deciden crear tres compañías de caballería ligera a sueldo formada con gente del país, las que fueron conocidas como;

La Valerosa, constituida el 16 de abril de 1752 mando del capitán José de Zárate y del alférez Tiburcio Corro, en el paraje Laguna Brava a 7 leguas de la Villa de Luján, en donde en 1754 se situó la Guardia de Luján, que en 1780 fue trasladada para formar la actual ciudad de Mercedes. Integraban inicialmente la compañía: capitán, alférez, 2 sargentos (1° y 2°), 4 cabos y 46 soldados, que sentaron plaza por 4 años.

La Invencible, quedó constituida el 21 de junio de 1752 al mando del capitán Isidro Troncoso y del alférez José Maciel, en el Fortín de San Antonio del Salto de los Arrecifes (Fortín de Salto). Trasladado en 1796 para evitar inundaciones. Hacia 1770 contaba con un cañón de a 4 sin cureña.

La Atrevida, quedó constituida el 8 de septiembre de 1752 al mando del capitán Juan Blas Gago en la laguna de los Lobos, pero luego de un ataque indígena fue situada en el Fortín de El Zanjón (pago de Magdalena, actual Partido de Brandsen). Al ser trasladada a las inmediaciones de la laguna de Chascomús fue denominada Conquistadora.

Aunque el gobernador y capitán general del Rio de la Plata don José de Adonaegui tenía la autoridad de aprobar la constitución de estas compañías milicianas, de necesitaba la consentimiento del rey para creación de los impuesto necesarios para financiar las unidades militares. Lamentablemente el 10 de julio de 1753 el rey no lo autorizo, aunque permitió que continuaran si los vecinos costeaban los gastos, recomendando el poblamiento de la frontera.

El marqués de Valdelirio luego de ser consultado por el Rey responde el 20 de noviembre de 1755 que las tres compañías se deberían pagar con los impuestos rechazados, este consejo es aceptado por el monarca Carlo III y el 7 de noviembre de 1760 autoriza la instauración de los impuestos necesario para la creación en forma oficial de las Compañías de la frontera de la ciudad de Buenos Aires para guarnecer los fuertes de El Salto, La Laguna Brava y La Matanza. Tomando oficialmente esta fecha como el comienzo de esta histórica unidad. En 1761 el virrey Pedro de Cevallos quitó al Cabildo de Buenos Aires la dirección de los blandengues y los arbitrios de su manutención pasaron a oficiales de la Real Hacienda, lo que llevó a la casi extinción del servicio hacia 1766 por falta de pagos, ya que los fondos se utilizaban en la administración general.


Origen del nombre y uniforme

Hay discrepancia con respecto al origen de su nombre, según cuenta la anécdota al poco tiempo de ser creada la unidad desfiló en la plaza actual de la Victoria, y al pasar por delante del supremo cabildo blandió sus lanzas en señal de homenaje y rendimiento. La vibración de las relucientes armas impresionó de tal manera la imaginación de los espectadores, que desde aquel momento se lo denominó Blandengues. Sin embargo, hay autores que, ensayando otras interpretaciones, discrepan con esta  tradición. Por ejemplo Roberto Marfany asevera que la compañía que desfiló y fue revistada en la plaza, fue armada con sables y carabinas, y no con lanzas como se ha sostenido, resultando, en consecuencia que mal podrían agitar sus lanzas si no las tenían, derivando el término, no de “blandir”, como lo recoge la tradición, si no de “blandearse”, esto es moverse de una parte hacia otra ya que su función era recorrer la campaña en continuas partidas.

Este grupo militar era más bien una especie de milicia rural, que una tropa de línea. Pobre y malamente vestida, usaban casaca corta color azul, con collarín o sobrecuello rojo, solapas y vueltas del mismo color, chupetín y calzón rojo. Adornaban la casaca, botones blancos. Debían usar sombrero redondo con cinta encarnada cosida en la copa y escarapela. En invierno usaban poncho y en verano chupa y calzón de color blanco. Con el tiempo el uniforme sufrió graduales modificaciones.

Su principal arma era la lanza que consistía en un asta de madera ó de caña, cuyo largo variaba de vara y media, á vara y tres cuartas, dos varas y á veces más (la vara equivale a 83,59 cm., por lo tanto el asta variaba de 1,25 metros a mas de 1,67 metros.) en uno de sus extremos se colocaba una púa de hierro con una cavidad para enastarla; cuando no sé poseía esta púa se solía atar un cuchillo descabezado. Muchas veces envenenado. Completaba el armamento una pésima carabina y un sable ó machete con vaina de suela, reemplazado más tarde por un sable común con vaina de latón.

Desde su creación participaron en varios conflictos pero su principal actuación fue enfrentar a los malones, en 1784 el cuerpo de Blandengues recibe una distinción oficial única en aquel momento para un cuerpo criollo; son reconocidos como Cuerpo Veterano, es decir equiparado a las tropas reales peninsulares tanto en su organización como en sus remuneraciones y fuero militar.


Las Invasiones Inglesas

En la primera invasión inglesa las unidades de Blandengues participaron en la escaramuza de Quilmes (26 de junio de 1806), el combate de Pedriel (1º de agosto de 1806) y acompañaron a Liniers en la recuperación de Buenos Aires (12 de agosto de 1806).

En febrero de 1807 los ingleses invadieron Montevideo dando inicio a lo que se conoce como la segunda invasión inglesa, durante este sangriento combate fueron los Blandengues, junto con los Húsares, Dragones y Cazadores las últimas unidades que resistieron hasta recibir la orden de rendición del gobernador de Montevideo, Pascual Ruiz de Hidobro.

Las pérdidas de vidas humanas de los defensores de Montevideo fueron de 800 muertos, 500 heridos y 2.000  prisioneros. Mientras los británicos cerca de 500 hombres muertos. Estos fríos número son reflejo de lo encarnizado y sangriento de aquel combate.

Entre los 2.000 prisioneros cerca de 400 lograron escapar en su mayoría hacia Buenos Aires, 700 fueron liberados por “enfermos” o pertenecer a milicias que no habían participado en la conquista de Buenos Aires en 1806 y muchos que eran esclavos alistados para la defensa, fueron devueltos a sus dueños españoles a petición de estos.

Entre los  prisioneros que en los primeros días siguieron  a la toma de la capital de la banda oriental, 800 oficiales y soldados fueron llevados a bordo de las naves inglesas y españolas capturadas en el puerto.


Viaje a Europa

El comandante inglés Auchmuy exigía la rendición de Buenos Aires y la devolución de los prisioneros británicos que estaban a poder de los españoles después de la invasión de 1806 a cambio de liberar los prisioneros españoles que se encontraba en su poder o de lo contrario remitiría a todos estos hombres a Gran Bretaña; ante la negativa de Liniers el alto mando invasor decidió el 27 de abril en envío de estos últimos a Inglaterra.

Los prisioneros trasladados varían según las fuentes entre 600 a 900 hombres, entre lo que se encontraban 350 blandengues de Buenos Aires y de Montevideo el traslado se hiso en varios buques mercantes escoltados por el navío de guerra de 64 cañones “Lancaster” y hacia fines de julio de 1807, una vez en Londres, los soldados fueron alojados en varios pontones (barcos abandonados en puerto) en el Río Támesis mientras que los oficiales fueron internados en distintos puntos del país en prisiones de tierra, hasta que los arreglos para intercambiar a presos pudieran ser convenidos.

Las condiciones a bordo de los pontones eran espantosas. Los estándares de la higiene eran tan pobres que las enfermedades se esparcían rápidamente, en especial el tifus, la disentería, el cólera... a los pacientes se les daban colchones de paja y sus hierros eran quitados. Los índices de la mortalidad de alrededor del 30% eran comunes.

Los presos tenían que vivir en la cubierta, ya que los depósitos interiores estaban colmados, mientras los oficiales vivían en las cabinas de la popa.

La vestimenta que se les proveía era mala y escasa: una camisa de lino, una chaqueta y un par de pantalones. La comida no iba en zaga a la pobreza de la ropa ya que solo se les servía quijada de buey hervida o en sopa y galleta, las más de las veces, mohosa. A veces la carne era reemplazada con avena y queso dos veces a la semana.


La guerra de la independencia española

En 1808 se inicia la invasión de Napoleón a Portugal, para esto las fuerzas francesas necesitaban la autorización del gobierno español para cruzar su territorio, al ser negado esta petición, invadió el territorio español tomando como prisionero al Rey Fernando VII y su padre Carlos IV, y decreto como nuevo rey a su hermano José Bonaparte.

El 2 de mayo se produce una sublevación de Madrid iniciando los combates entre españoles y franceses. Luego de varias victorias de las tropas napoleónicas logran tomar la capital española y el 4 de diciembre se instala en dicha ciudad el hermano de Napoleón con el nombre de José I.

A partir de ese momento la defensa peninsular quedo limitada a la táctica de la guerrilla, estas actuaron con tanta eficacia que los franceses llegaron a denominar a este territorio como el “infierno español”, sin liberar el territorio pero sin permitir que la ocupación francesa fuese completa.

Fue en estos momentos que se produce la entrada de Inglaterra en el conflicto apoyando a su anterior enemigo, España.


La liberación de las tropas criollas en Gran Bretaña

Como consecuencia de la capitulación de Whitelocke en Buenos Aires y en el contexto de la primera fase de la guerra, 50 oficiales y 600 soldados criollos y españoles apresados en Montevideo, fueron liberados entre el 29 de octubre de 1807 y mediados de mayo de 1808 para ser devueltos a España .
El 29 de octubre de 1807 se embarcaron en Plymouth, los primeros 160 prisioneros en el navío inglés “Betssy Caines” y fueron desembarcados en Bilbao para ser puestos a las órdenes del Comandante general de Vizcaya.

Cuenta el Brigadier José Rondeau en sus Memorias que: “... Llevábamos cerca de cinco meses de prisión cuando fueron batidos los ingleses en el segundo ataque a la capital de Buenos Aires y en la capitulación que se firmó entre su gobierno y el general ingles Whitelocke, fuimos comprendidos los prisioneros que se hallaban en su país y conducidos a la península española en varios buques y a distintos puertos, pero por ultimo nos reunimos en la Coruña, capital de Galicia. En esta plaza, dábamos alternativamente el servicio de la guarnición...”

Paulatinamente, los prisioneros de Montevideo fueron desembarcados en distintas fechas en distintos puertos de España y una parte, el 4 de junio arribaba Ciudad Rodrigo (cruzando por Portugal), bajo el mando del teniente coronel inglés Charles W. Doyle.

Otro tanto fue embarcado vestido con uniformes completos de color rojo, con chalecos y calzones blancos, en Portsmouth, en el mismo buque (el Fortuna) que transportaba diversos suministros y 4000 uniformes similares, para las tropas de Galicia y Asturias

El gobernador Pascual Ruiz Huidobro y algunos oficiales optaron —el 24 de agosto de 1808— por regresar a Montevideo en la fragata “Prueba”, arribando a Montevideo el 15 de diciembre de 1808. De aproximadamente 52 oficiales prisioneros en Montevideo, unos 20 decidieron regresar, por lo que en España quedaron alrededor de 32.


La creación del batallón de infantería ligera de Buenos Aires  

El 5 de junio la Junta Superior del Reino de Galicia, había emitido un bando declarando la guerra a los franceses: De esta forma inicia la creación de un ejército para resistir a Napoleón,  en el incorpora a los prisioneros americanos al Ejército de Galicia, bajo la forma de un Batallón de Infantería Ligera recibiendo el nombre de “Batallón de Buenos Aires”. (Aunque en otros documentos y/o partes se lo denomina Regimiento de Infantería Ligera de Buenos Aires o “Fixo de Buenos Aires” o simplemente Blandengues).

De la bandera que utilizara el batallón, nada se sabe aunque debe suponerse que utilizó las que establecía la Real Ordenanza de 22 de octubre de 1768 "...Cada Batallón habrá de llevar dos banderas. Serán éstas de tafetán blanco, y de siete cuartas en cuadro. La primera del primer Batallón llevará bordadas en su centro las armas reales, y las tres restantes la Cruz de Borgoña en seda encarnada, figurando en sus cuatros ángulos las armas de la provincia o ciudad de que toma el regimiento su nombre..."

Luego de una reforma a las reales ordenanzas, se estableció que los regimientos de infantería ligera, compuestos sólo por un batallón (tal sería el caso de nuestro batallón Buenos Aires) llevarían una sola bandera.

No existe prueba alguna de que la bandera del Batallón Buenos Aires haya llevado el escudo de armas de la ciudad o provincia que le dio el nombre, aunque los documentos de la época manifiestan que durante la Guerra de Independencia  muchos cuerpos carecieron de bandera, usaron banderas antiguas o simplemente la bandera con la cruz de Borgoña y el nombre del cuerpo.

En este caso, es dable suponer que atento el escaso tiempo entre su arribo a la Coruña (principios de junio de 1808) y su movilización (principios de julio) no haya habido tiempo de confeccionar las banderas de acuerdo a las ordenanzas, es decir con el escudo de armas de la Corona y los escudos locales de identificación y sólo se haya usado como coronela, la bandera blanca con la Cruz de Borgoña.
En tanto, a Nicolás de la Quintana, la Junta lo nombró Gobernador del Castillo de San Antón  y le otorgó el cargo de Brigadier de los Reales Ejércitos con el que permaneció en España hasta su regreso a Buenos Aires en la mencionada fragata “Prueba”.

Como no había ropas suficientes, los ex prisioneros fueron vestidos con uniformes que fueran tomados a los ingleses en guerras anteriores, por lo que también se los conoció como "colorados de Buenos Aires".
Los mencionados uniformes fueron tomados en 1782 al capturar la fragata inglesa “Elisa” que llevaba vestimenta para tres regimientos ingleses acantonados en el Peñón de Gibraltar.


Tropas criollas en Oviedo

Para completar la información sobre la participación de criollos en las unidades gallegas en un documento del libro de acuerdos del Ayuntamiento de Oviedo cita que ya en 1807 en Oviedo existían tropas de Montevideo. Los soldados, parece ser, eran naturales de Misiones y Paraguay y se encontraban en Oviedo desde diciembre de 1807.

Por Real Orden de 9 de diciembre de 1807, el Sr. Obispo y Capitulares de la Santa Iglesia proporcionen equipos a los soldados procedentes de Montevideo residentes en esta Ciudad.

D. Nicolás del Llano Ponte, comisionado para facilitar vestuario a las tropas procedentes de Montevideo que se encuentran en Oviedo, con fecha 4 de febrero de 1808 comunica a la Diputación del Principado que, “debido a la falta de fondos para adquirir vestuarios, se ha visto en la necesidad de tomar 18 camisas de los despojos que aún quedaban del Regimiento de Nobles, ya que es voluntad del Rey que se vistan estos soldados”.

Referente a este tema de vestuarios, el 7 de febrero de 1808, D. Gregorio Jove Valdés, manifiesta lo siguiente: ''Habiéndose leído el oficio [...] en el que comunica haber tomado de los despojos del Regimiento de Nobles 18 camisas y 92 pares de calcetas para ayuda de vestir las tropas de Montevideo que se hallan aquí existentes, acuerdo condonar los referidos efectos a dichas tropas [...]".

Luego de la sublevación del 2 de Mayo, reza la misma documentación que los soldados de Montevideo “se dirigen a la Coruña y se inscriben en el batallón de nueva creación el "Buenos Aires", el cual se integra en el Ejército de Galicia a las órdenes de Blake.”

Según el mismo libro de acuerdos, las Unidades en Asturias en Mayo de 1808, eran las siguientes:
Regimiento Provincial de Oviedo (Regimiento sin la compañía de granaderos que se encontraba en Galicia (se calcula en torno a 400 hombres).
4º Regimiento de a pie de Artillería (daba cobertura a las costas asturianas, formado por una batería. Tropas de marinería de una docena de cañoneras. (Unos 100 hombres).
Escuadrón de carabineros reales.
El 1º Batallón del RI Hibernia (660 hombres).
Artillería fija de Gijón (baterías de Arnao, Santa Catalina, San Lorenzo) (54 hombres).
Tropas de la Guarnición de Montevideo (Se calcula en torno a 50 hombres).
Según algunas versiones, estos hombres formaban parte de los prisioneros liberados por los ingleses. Otras versiones indican que se trataría de cerca de un centenar de prisioneros que se había evadido de los pontones y cruzado a España.


Bibliografía Consultada
“Blandengues la odisea, De las invasiones inglesas a la guerra de la independencia española”, Julio Cesar Ruiz
“Blandengues Bonaerenses, fundadores y pobladores”, Julio Cesar Ruiz
“Dos palabras sobre la caballería Argentina” - José Salcedo- 1866
Los Blandengues de la Frontera de Buenos Ayres: a 200 años de la Reconquista - Por el Teniente C MARTIN PELEITAY PINTO, Suboficial Mayor C EDUARDO ARCE, Suboficial Principal Músico LUIS OERLTY y Soldado Voluntario 2da LUIS ARMOA.
Historia del levantamiento Guerra y Revolución de España tomo I - José Maria Queipo de Llano Ruiz de Saravia Toreno  - 1839  
Wilkipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Blandengues_de_Buenos_Aires
http://es.wikipedia.org/wiki/Combate_de_Perdriel

_________________
No hay prédica mas eficaz de amor a la patria, que la historia bien estudiada.
José Manuel Estrada


Última edición por Quequén Grande el Sáb 19 Abr 2014 - 4:22, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte   Sáb 12 Abr 2014 - 15:37

Muy interesante reseña histórica Ricardo, ahora espero ansioso la continuación de la trayectoria del Cuerpo desde 1810 en adelante.

Saludos. Ernesto
Volver arriba Ir abajo
Quequén Grande
Administrador
avatar

Mensajes : 2464
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte   Dom 13 Abr 2014 - 5:06

Me alegro que le interese Ernesto y usando un juego de palabra diría que “el poco tiempo hace que me lleve más tiempo”, pero estoy trabajando en el mismo. Pienso terminar esta historia cuando el batallón dejó de participar en dicha guerra.

Un abrazo Ricardo.

_________________
No hay prédica mas eficaz de amor a la patria, que la historia bien estudiada.
José Manuel Estrada
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Danny22

avatar

Mensajes : 516
Fecha de inscripción : 11/08/2012
Edad : 57
Localización : Moreno - Bs.As.

MensajeTema: Los Colorados de Buenos Aires"   Dom 13 Abr 2014 - 8:37

Mis felicitaciones Ricardo!, por lo exaustivo del informe y el sacrificio de realizarlo en sus escasos momentos libres; Desconocia esta parte de la historia de los Blandengues, ahora quedamos esperando la continuacion...., sabiendo que habra que tener paciencia.. dedos   dedos
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
bashar
Moderador
avatar

Mensajes : 2635
Fecha de inscripción : 23/06/2011
Localización : San miguel, buenos aires

MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte   Dom 13 Abr 2014 - 13:09

gran historia..desconocida para mi la situación de estos rioplatenses en Europa...

saludos!

_________________
Un pájaro inocente,/herido de una flecha/guarnecida de acero/y de plumas ligeras,/decía en su lenguaje/con amargas querellas:
/Más crueles que fieras,/con nuestras propias alas,/que la Naturaleza/nos dio, sin otras armas/para propia defensa,/forjáis el instrumento/de la desdicha nuestra,/haciendo que inocentes/prestemos la materia./Pero no, no es extraño,/que así bárbaros sean/aquellos que en su ruina/trabajan, y no cesan./Los unos y otros fraguan/armas para la guerra,/y es dar contra sus vidas
plumas para las flechas.»
Samaniego, Félix Mª de
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte   Lun 14 Abr 2014 - 11:42

Tranquilo Ricardo, por las cosas buenas vale la pena esperar, así que no te sientas presionado, esperaremos bajando un poco la ansiedad.

Un gran abrazo. Ernesto
Volver arriba Ir abajo
Quequén Grande
Administrador
avatar

Mensajes : 2464
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte   Lun 14 Abr 2014 - 16:25

Danny22 escribió:
Mis felicitaciones Ricardo!, por lo exaustivo del informe y el sacrificio de realizarlo en sus escasos momentos libres; Desconocia esta parte de la historia de los Blandengues, ahora quedamos esperando la continuacion...., sabiendo que habra que tener paciencia.. dedos   dedos

Dany22 me alegra que te haya gustado, mi vieja siempre decía que sarna con gusto no pica, y eso es lo que yo tengo. Para nada es un sacrificio, uno lo hace por gusto y más cuando hay miembros que los lee.


tam.argento escribió:
Tranquilo Ricardo, por las cosas buenas vale la pena esperar, así que no te sientas presionado, esperaremos bajando un poco la ansiedad.

Un gran abrazo. Ernesto

Tengo completo el bautismo de fuego de la unidad que fue en el combate denominado "Medina del Rioseco", aprovechando el descanso de semana Santa veo si le corrijo algunos detalles y el sábado lo subo.

Un abrazo Ricardo
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
ariel
Administrador
avatar

Mensajes : 15953
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 35

MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte   Dom 20 Abr 2014 - 22:31

Excelente! !!!! Ahora voy a por la segunda parte!!!
Muchas gracias Ricardo!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte   

Volver arriba Ir abajo
 
"Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» "Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte
» Planeando un viaje a Buenos Aires en Febrero, alguien tiene datos de alojamiento?
» Clases de tejido en Buenos Aires, Arg.
» Ficha Metro Buenos Aires-YPF
» Puente Buenos Aires-Colonia

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Defensa Nacional y del Mundo :: - HISTORIA MILITAR ARGENTINA - :: Historia Militar-
Cambiar a: