ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 "Los Colorados de Buenos Aires" 2ª Parte

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Quequén Grande
Administrador
avatar

Mensajes : 2529
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: "Los Colorados de Buenos Aires" 2ª Parte   Sáb 19 Abr 2014 - 4:54

Combate de Medina Del Rioseco




Por Ricardo Corino.

El 14 de Julio el batallón de Buenos Aires participa en su primera operación militar enfrentando a las tropas galas en el combate de Medina del Rioseco o también conocida como la batalla de Moclin. Para comprender la actuación de la unidad criolla en dicho enfrentamiento veamos en detalle los sucesos ocurridos en el campo de batalla.

Este combate es un ejemplo de que la superioridad numérica no es suficiente para consolidad una victoria, la falta de coordinación entre las unidades españolas se convierte en una de las principales razones de su derrota, cada general hispano (Blake y Cuesta) actuaron en forma independiente.

La prudencia del primero al no mover sus unidades luego de rechazar dos veces a las tropas francesas permite al Mariscal Bessières tomar la iniciativa y gracia a su habilidad y la experiencia de sus hombres logran encontrar el momento y el lugar para iniciar un movimiento envolvente contra la división gallega atacando su retaguardia, que rápidamente se disuelve.

Lamentablemente, la unidad porteña al ser de reciente creación y carecer de experiencia es colocada en el ala izquierda de la retaguardia, sufriendo todo el peso de la carga de la caballería gala y la dureza de la crítica del general Blake. Veamos cómo se desarrollo dicho combate.


Primeros movimientos de los Colorados de Buenos Aires

En un principio el batallón formó parte de la 1º División del Ejército de Galicia que se encontraba al mando del Mariscal de Campo Valdés y el 8 de junio dejó la guarnición de la Coruña, hallándoselo acantonado y en período de instrucción en Lugo.

Junto a la unidad criolla la división estuvo integrada por Medio batallón de Balbastro, dos batallones del Regimiento del Rey, dos batallones del regimiento de Hibernia, dos batallones de Granaderos de Galicia, los batallones de milicias provinciales de Mondoñedo, Salamanca, Tuy y Pontevedra, una compañía del Real regimiento de Artillería, una de artillería de Marina y una compañía de Zapadores.

El ejército de Galicia se unió luego al ejército de Castilla, quedando bajo el mando del general Cuesta y posteriormente bajo el mando del General Joaquín Blake.

El 27 de junio Blake reorganiza el ejército de Castilla el mismo queda agrupado en cuatro divisiones, quedando el batallón, en la Primera de estas al mando del General Felipe Jado Cajigal.

Ramón Barreiro Hernández  explica que el ejército de Galicia operaría en León y Castilla: “El 1 de julio, Blake avanza hacia Castilla para apoyar las operaciones del General Cuesta contra los franceses. Dejando una retaguardia nutrida para defender los pasos de Galicia...”

Blake dejó en Manzanal la 2ª División (6.000 hombres, a las órdenes de D. Rafael Martinengo), y se encaminó el 5 de julio a Benavente donde quedó la 3ª División (4.400 hombres al mando del brigadier de Marina D. Francisco Riquelme).


Acontecimientos previos al combate

La primera en levantarse contra la clara ocupación francesa que vivía en España fue Asturias, el 24 de mayo de 1808, procediendo la nueva Junta a expulsar al recién nombrado comandante de la zona (general de la Llave) y a reclutar 18.000 hombres con los que improvisar un ejército partiendo prácticamente desde cero dada la escasez de militares presentes en el Principado. El 27 hace lo propio Santander, reclutando su Junta unos 5.000 hombres.

La rebelión se extiende el 30 de mayo a Galicia. Aquí la Junta gallega cuenta con mejores medios para formar un ejército.

También en esos días se fueron formando juntas en las principales ciudades de Castilla la Vieja y el antiguo reino de León. El capitán general de la zona, Gregorio de la Cuesta consiguió mantener su autoridad a duras penas y se puso al frente del recién constituido Ejército de Castilla, reuniendo en Valladolid 5.000 paisanos armados, 300 jinetes veteranos de caballería y 4 cañones.

El encargado galo de hacer frente a estos preparativos era el mariscal Bessières con el Cuerpo de Observación de los Pirineos (20.000 soldados) situado en la zona de Burgos. Su misión era proteger la vital ruta de comunicaciones Bayona-Burgos-Madrid y además ir sofocando las insurrecciones que fueran surgiendo en el Norte peninsular.

Enterados los franceses de la sublevación de Valladolid, se envía una fuerza bajo el mando de los generales Lasalle y Merlé (6.200 infantes, 800 jinetes y 14 cañones), a los que Cuesta presenta batalla (obligado por la presión popular) en la acción de Cabezón (12 de junio) siendo sus paisanos dispersados con facilidad y retirándose a Benavente. A continuación se dirigieron los franceses contra Cantabria, descalabrando a los paisanos cántabros en la acción de Lantueno (21 de junio) y ocupando Santander, en donde dejan una guarnición. También se dotan de guarniciones a las estratégicas San Sebastián, Vitoria y Pamplona. Además se le ordena a Bessières que despache un contingente a someter a la rebelde Zaragoza.

Las acciones anteriores provocan que Bessières se quede con pocas tropas concentradas bajo su mando y abandone Valladolid, mientras espera refuerzos. Enterado de ello Cuesta, solicita apoyo a la Junta de Galicia para avanzar sobre la desprotegida Valladolid y desde allí caer sobre Bessières en Burgos. La Junta acepta a regañadientes la propuesta pero se le deja claro al nuevo comandante del Ejército de Galicia, teniente general Joaquín Blake, un par de cuestiones: su prioridad debe ser defender Galicia y para ello debe dejar suficientes fuerzas a retaguardia y no debe subordinarse completamente a Cuesta a pesar de ser éste último su superior. También se le pide apoyo a la Junta de Asturias, la cual se niega a enviar su “ejército” aportando un único regimiento; tal vez por egoísmo o tal vez porque se daban cuenta de que una agrupación de campesinos armados no es un ejército. También se debe mencionar que el propio Blake no era partidario de marchar hacia las llanuras de Castilla, donde los franceses tendrían ventaja, y hubiera preferido quedarse en la relativa seguridad de las montañas entrenando a su ejército.

La idea de Cuesta era avanzar hasta enfrentarse a la vanguardia francesa situada en Palencia y presionar después hasta Burgos. Pero los franceses tenían noticia de la concentración española y habiendo recibido por fin refuerzos, ellos también deciden avanzar. Ello lleva a los españoles a detenerse en Medina de Rioseco y plantear una batalla defensiva que se va a librar el 14 de julio.

Siguió Blake, el 10 de julio, camino de Valladolid con las divisiones 1ª y 4ª regidas por el jefe de escuadra D. Felipe de Jado Cagigal y el marqués de Portago, y la vanguardia, organizada para la marcha y guiada por el brigadier conde de Maceda, mientras el General Cuesta, que mandaba en Jefe como más antiguo, se situaba con el ejército castellano en Medina de Rioseco.

Blake recibió aviso en la tarde del 13 de que el ejército francés amenazaba al ejército de Cuesta, todavía en Rioseco y en consecuencia se dirigió sin pérdida de tiempo hacia dicho punto, cubriendo las divisiones 1° y 4°, los accesos de la carretera de Valladolid. Habiendo tomado conocimiento de que los franceses se acercaban por el camino de Palencia, desde Palacios, Blake ordenó nuevamente sus fuerzas, esta vez para ir a posicionarse en el Páramo de Valdecuevas.

A las 6:00 hs del 14 los franceses llegan al  cercano pueblo de Palacios. Los exploradores advierten de la presencia de los castellanos cerca de Medina de Rioseco, y Bessiéres ordena comenzar el ataque inmediatamente, para impedir que las tropas españolas se agrupen.

Sorprendidos por la celeridad del avance francés, los españoles pasan a la defensiva sobre el terreno en el que se encuentran ya asentados, de forma poco coordinada, el Ejército de Castilla se despliega en campo abierto al este de Medina de Rioseco.

Las fuerzas de Blake tomaron posiciones desorganizadamente en la madrugada del 14, situándose en sus lugares según su llegada. Es de destacar que estas fuerzas estaban agotadas de marchas y contramarchas y se fueron ubicando de la siguiente manera: El batallón de Voluntarios de Navarra cubría en guerrillas el camino Moclín –Palacios. Una segunda línea próxima al borde Este del Páramo y precedida por guerrillas la formaron medios batallones de de los Regimientos Voluntarios de Gerona y Voluntarios de Cataluña. En los flancos se situó a la artillería (seis piezas). Una tercera línea estaba establecida por cuatro Batallones pertenecientes a los regimientos de Zaragoza, Mallorca, Aragón y medio de Barbastro al mando del Conde de Maceda; y en la retaguardia quedarón los siguientes batallones, uno de Granaderos provisionales, dos del Rey, dos de Hibernia y los Blandengues de Buenos Aires.


Orden de Batalla

Ejército Español

Ejército de Castilla (Teniente General Cuesta)

1ª División de Castilla
Covandonga (2 Bat.) 1500 Infantería de nueva creación (Asturias)
1er Tercio de León (1 bat) y 2º Tercio de León (1 bat) 1600 Infantería de nueva creación
Guardias de Corps (1 Esc.) y Carabineros Reales (1 Esc.) 260 Caballería de élite
Total: 3360 hombres

2ª División de Castilla
3er Tercio de León (1 Bat.), Tercio de Alba de Tormes (1 Bat.), Tercio de Benavente (1 Bat.) y Tercio de Valladolid (1 Bat.) 2900 Infantería de nueva creación
Reina (2 Esc.) 300 Caballería de línea
Total: 3200 hombres

4ª División de Galicia (Mariscal de Campo Marqués de Portago)
Agregada al Ejército de Castilla
Granaderos (2 Bat.) 1141 hs. 10 compañías de granaderos sacadas de regimientos de línea
Príncipe (2 Bat.), Toledo (2 Bat.) y Aragón (1 Bat.) 3564 hs Infantería de línea
Provincial de Santiago (1 Bat.) y Prov. de Lugo (1 Bat.) 984 Milicia reglada
Artillería y zapadores (5 cañones) 297 Hombres
Total: 5986 Hombres
Total: 11.986 infantes, 560 jinetes y 5 cañones.


Ejército de Galicia (Teniente General Blake)

Reserva del cuartel general
Guías (1 Cía.) y Vols. de Navarra (1 Bat.) 826 Infantería ligera
Artillería (4 cañones) 50 Artillería a caballo
Total: 876 hombres

Vanguardia  (Brigadier Conde de Maceda)
Granaderos (2 Bat.), 800 hombres, 8 compañías de granaderos sacadas de regimientos de línea
Zaragoza (1 Bat.) 700 hs. Infantería de línea
Voluntarios de Gerona (½ Bat.) y 2º de Vols. de Cataluña (½Bat.).422 Infantería ligera
Montesa (1 Esc.) y Dragones de la Reina (1 Esc.) 150 Caballería
Artillería y zapadores (6 cañones) 200 Hombres
Total: 2272 Hombres

1ª División de Galicia ( Jefe de Escuadra Jado-Cagigal)
Granaderos Provinciales (2 Bat.) 1093 Milicia reglada “de élite”
Rey (2 Bat.), Mallorca (1 Bat.) e Hibernia (2 Bat.) 2514 Infantería de línea
Buenos Aires (1 Bat.) 531 Prisioneros liberados por Inglaterra
Voluntarios de Barbastro (½ Bat.) 556 Infantería ligera
Provincial de Salamanca (1 Bat.), Prov. de Mondoñedo (1 Bat.) y Prov. de Tuy (1 Bat.) 1653 Milicia reglada.

Artillería y zapadores (5 cañones) 309 Hombres
Total: 6656 Hombres
Total: 9.578 infantes, 150 jinetes y 15 cañones.

Total General: 21.564 infantes, 710 jinetes y 20 piezas.


Ejército Francés.

Corps d´Observation des Pyrénées-Occidentales (Mariscal Bessières)

División Lasalle
Brigada Sabathier: 17º (2 Bat.) y 18º (2 Bat.) Provisionales 1615 hs. Posteriormente formarían el 120º de infantería de línea
Brigada Colbert: 10º (4 Esc.) y 22º (4 Esc.) de Cazadores a caballo 954 Veteranos Experimentados
Artillería: 6 cañones de 4 libras y 2 obuses. 250 Hombres
Total: 2819 Hombres.

División Merlé
Brigada D´Armagnac: 47º (1 Bat.) y 86º Línea (2 Cías: granaderos y voltigeurs), 3º Línea Suizo (1 Bat.) 2348
Brigada Ducos: 13º (2 Bat.) y 14º (2 Bat.) Provisionales1738 Posteriormente formarían el 119º de infantería de línea.
Artillería: 6 cañones de 4 libras y 2 obuses 200 Hombres
Total: 4286 Hombres.

División Mouton
Brigada Reynaud: 4º Ligero (2 Bat.) y 15º Línea (2 Bat.) 2644 Veteranos experimentados
1º Provisional Pesado (2 Esc.) 140 Caballería (formado a partir de coraceros y carabineros)
Artillería: 6 cañones de 8 libras100 hombres
Total: 2884 hombres

Guardia Imperial
1º (2 Bat.) y 2º (2 Bat.) de Fusileros1845
Caballería: Cazadores (1 Esc.), Dragones de la Emperatriz (1 Esc.), Gendarmes (1 Esc.) y Chevau-legers polacos (1 Cía) 525 Hombres.

Artillería: 8 cañones de 8 libras y 2 obuses 120 hombres
Total: 2490 hombres.

Total: 10.839 infantes, 1.619 jinetes y 32 piezas.


Desarrollo del combate

A las 02:00 horas, los franceses reanudan su marcha, llegando al cercano pueblo de Palacios, a las 06:00 horas. Los exploradores advierten de la presencia de los castellanos cerca de Medina de Rioseco, y Bessiéres ordena comenzar el ataque inmediatamente, para impedir que las tropas españolas se agrupen.

Sorprendidos por la celeridad del avance francés, los españoles pasan a la defensiva sobre el terreno en el que se encuentran ya asentados, de forma poco coordinada, el Ejército de Castilla se despliega en campo abierto al este de Medina de Rioseco, mientras el Ejército de Galicia se despliega entre la meseta de Valdecuevas y el monte Moclín, unos 3 kilómetros al este dejando un enorme hueco entre ellos.


Posición de las tropas al inicio del combate.

Tras observar el absurdo despliegue de los españoles Bessíeres planea acometer contra el cetro de la primera línea de Blake con la brigada de vanguardia del general Sabathier, dejando que la división Mouton aborde por el paramo sur y ataque a la derecha, por el norte del paramo un regimiento de caballería con el objetivo de envolver al ejército gallego por la izquierda de Blake, más al norte una brigada de la división de Mouton contendrá a las tropas de Cuesta hasta que blake quede fuera de combate Queda en reserva el grueso de la caballería y varias destacamentos de la guardia imperial.

Dice el historiador José Maria Queipo de Llano en su libro “historia del levantamiento guerra y revolución de España” Tomo I. “Al avanzar dudó un momento el mariscal Bessiéres si acometería á los españoles, imaginándose que eran muy superiores en número á los suyos. Pero habiendo examinado de más cerca la extraña disposición, por la cual quedaba un claro en tanto grado espacioso que parecían las tropas de su frente más bien ejércitos distintos que separados trozos de uno mismo y solo, recordó lo que había pasado allá en Cabezón, y arremetiendo sin tardanza resolvió interponerse entre Blake y Cuesta. Había juzgado el francés que eran dos líneas diversas, y que la ignorancia é impericia de los jefes había colocado á los soldados tan distantes unos de otros.”

El sol de cara y la polvareda ciega y confunde a los españoles durante la aproximación francesa, aun así el fuego de la artillerilla impide el avance de la guardia imperial sobre el centro de Blake, sin embargo lentamente el ala izquierda de la división de Blake comienza a retroceder y a desordenarse. Bleck solicita a cuesta un apoyo de caballería y varia su frente hacia la derecha formando tres líneas imperfecta y dejando su franco izquierdo sin cubrir, aunque el ataque enemigo a la meseta es detenido dos veces y no resulta muy intenso los franceses detectan el punto débil de Blake.


Movimientos de las unidades Francesas.

En tanto avanzaba Mouton para acometer á los de Cuesta, é interponerse entre los dos grandes y separados trozos del ejército español. A su vista los carabineros reales y guardias de corps sin aguardar aviso se movieron y en una carga arrollaron las tropas ligeras del enemigo, y las arrojaron en una torrentera de las que causan en aquel país las lluvias.

Dos regimiento de la caballería imperial rodean el monclin cargando de franco sobre la tercera línea de Blake, siendo la primera en recibir el ataque de las unidades francesa el batallón de Buenos Aires, Blake trata de contener al enemigo con la columna de granaderos provinciales que tenía en reserva, pero fueron como las demás unidades envuelto en el desorden,  la infantería francesa se une al ataque y corona la cima. Solo un batallón español logra formar el cuadro que junta con la artillería protegen la retirada del resto de la fuerzas.

Mientras en el frente norte el ataque de la caballería e infantería española detienen el avance francés, por lo que bessieres emplea su caballería de reserva.

Arreciando la pelea, se adelantó la cuarta división de Galicia, puesta antes á las órdenes inmediatas de Cuesta con consentimiento de Blake. Dicen unos que obró por impulso propio, otros por acertada disposición del primer general. Iban en ella dos batallones de granaderos entresacados de varios regimientos, el provincial de Santiago y el de línea de Toledo, á los que se agregaron algunos bisoños, entre otros el de Covadonga. Arremetieron con tal brío que fueron los franceses rechazados y deshechos, cogiendo cuatro cañones. Momento apurado para el enemigo y que dio indicio de cuán otro hubiera sido el éxito de la batalla á haber habido mayor acuerdo entre los generales españoles, pero los franceses dueños de la meseta pueden atacar su franco, finalmente las fuerzas españolas se desbandan y los imperiales llegan a medina de Rioseco finalizando el combate.


La actuación del batallón de Buenos Aires.

En esta acción, el batallón Buenos Aires pierde entre muertos y desaparecidos 31 hombres, a manos de los “cazadores” de Colbert.

Es confuso el valor de la actuación de esta unidad en la batalla, el propio Blake en su diario califica a la unidad de Blandengues como “gente floja y poco aguerrida que, amedrentados al mirar de cerca unos cuantos caballos, se desordenó y comunicó la confusión a los batallones inmediatos”.

Por otra parte en su profundo trabajo sobre la Batalla de Medina del Moclín, Miguel Ángel Camino del Olmo expresa- “Alguien tiene que ser el chivo expiatorio. Lo cierto es que Blake había dejado su flanco izquierdo en el aire, sin protección alguna... añádase al error, que a la izquierda formarían además, las unidades menos antiguas y todas ellas con su atención dirigida hacia donde se tiroteaban las guerrillas. Además, el ruido de los disparos debió ocultar el de los cascos de la caballería francesa cargando a los Blandengues... Y no eran unos cuantos caballos.

Exageraba Blake. Unos cuantos caballos... eran cuatro escuadrones del 22 de Cazadores, posiblemente seguidos por el 10° de Cazadores y conducidos por el general Colbert...aún así no todo fue espanto. La línea debió resistir pues el coronel Piéton —que mandaba parte de la fuerza de los Cazadores— murió y su jefe de escuadrón Vinot resultó herido durante la carga. Imaginamos que con ellos caerían muchos jinetes más”.



Luego de la derrota

Después de la batalla de Medina del Rioseco, el ejército de Galicia se retiró hacia el norte, hallándose al Batallón de Buenos Aires, con un total de 500 plazas, en el puerto del Manzanal.

Para el 11 de Octubre comienza una nueva historia, el Batallón de Buenos Aires es divido, mientras 300 hombres quedan en León para instrucción de reclutas. Unos 200 de sus hombres son elegidos para formar un cuerpo de caballería que se conocería como los “Dragones del General”

Dice el Brigadier José Rondeau en su memoria con respecto al fraccionamiento de la unidad: "Después de la primera acción que tuvo lugar en Río Seco y que fue perdida por el ejército español al mando del general Blake, dispuso este jefe que del batallón de Buenos Aires se sacaran doscientos hombres con sus respectivos oficiales para formar un cuerpo de caballería con la denominación de Dragones del General.

Efectivamente se hizo la saca de la gente más robusta y de mejor talla con el número competente de oficiales para un escuadrón. Fui uno de los comprendidos en mi clase de teniente efectivo con grado de capitán con que me hallaba y fui ascendido inmediatamente al empleo de ayudante mayor en el mismo escuadrón."


Esta nueva unidad demostrará tanta destreza del criollo sobre su montura que en una nota emitida por la junta de Sevilla el 24 de diciembre de 1809 al Virrey del Rio de la Plata (Cisneros) solicita que envíe a la península un cuerpo de 1000 gauchos con sus lazos y boleadoras para luchar contra los franceses. Obviamente esta orden no pude cumplirse por los acontecimientos de Mayo de 1810.

Pero… esto es otra historia.

Bibliografía Consultada
“Blandengues la odisea, De las invasiones inglesas a la guerra de la independencia española”, Julio Cesar Ruiz
“Blandengues Bonarences, fundadores y pobladores”, Julio Cesar Ruiz
Wilkipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Blandengues_de_Buenos_Aires
Los Blandengues de la Frontera de Buenos Ayres: a 200 años de la Reconquista - Por el Teniente C MARTIN PELEITAY PINTO, Suboficial Mayor C EDUARDO ARCE, Suboficial Principal Músico LUIS OERLTY y Soldado Voluntario 2da LUIS ARMOA.
Historia del levantamiento Guerra y Revolución de España tomo I - José Maria Queipo de Llano Ruiz de Saravia Toreno  - 1839  
Las siguientes web
Mundo historia
http://www.mundohistoria.org/blog/articulos_web/la-batalla-medina-rioseco-1808
Napoleón Bonaparte
http://www.napoleonBataparte.es/batallas-napoleon/226-batalla-de-medina-de-rioseco.html
Biblioteca virtual de defensa
http://bibliotecavirtualdefensa.es/BVMDefensa/i18n/consulta/busqueda_referencia.cmd?campo=idtitulo&idValor=1509

_________________
No hay prédica mas eficaz de amor a la patria, que la historia bien estudiada.
José Manuel Estrada
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
pez martillo

avatar

Mensajes : 1543
Fecha de inscripción : 11/10/2013
Edad : 51
Localización : Villa de las Rosas - Cordoba

MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 2ª Parte   Sáb 19 Abr 2014 - 10:32


 bravo aplausos 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 2ª Parte   Sáb 19 Abr 2014 - 15:52

Muy interesante nota Ricardo, y dá unas cuantas lecciones sobre el arte de la guerra, al menos válidas en esa época, como por ejemplo que valen más hombres veteranos y bien armados que un número superior de bisoños con equipo elemental, que la maniobra es superior a la defensa estática, que no se deben presentar brechas en el frente que puedan ser aprovechadas por el enemigo, que un menor número de unidades subordinadas a cada división permite el ejercicio del mando de manera más eficiente, y, fundamentalmente, que la unidad de comando y la iniciativa son los facilitadores de la victoria.

Como lo marcan algunos de los autores, evidentemente los Blandengues se han visto sorprendidos por el movimiento en profundidad de la caballería francesa por su flanco, y ante la carga de la misma pocas unidades en el mundo podían enfrentárseles éxitosamente, y menos sin apoyo de la artillería. Por otra parte no olvidemos que estos hombres no tenían el entrenamiento de otras unidades españolas ni la práctica suficiente con las mismas, y que hasta pocos meses antes habían sido prisioneros de los ingleses, esto sin perjuicio de ser unidades originalmente creadas para la guardia de fronteras y no para combatir como ejercito de línea.

Evidentemente el apuro politico por echar de España a las tropas napoleónicas era tan apremiante que no se tuvo el tiempo de integrar a las mismas ni fortalecer su funcionamiento, y por otra parte los recelos entre los españoles minaron la necesaria unidad de mando que se pagó con la derrota de esta primer batalla contra el invasor napoleónico.

Un abrazo.
Volver arriba Ir abajo
Quequén Grande
Administrador
avatar

Mensajes : 2529
Fecha de inscripción : 18/05/2010
Edad : 53
Localización : Barcelona, España

MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 2ª Parte   Dom 20 Abr 2014 - 4:34

pez martillo escribió:

 bravo aplausos 

Gracias.

Indudablemente en esa época la caballería era la tropa elit y el as bajo la manga de cualquier ejército, San Martin lo sabía y logro grandes hazaña con su regimiento.

Y este grupo de americanos, es justo reconocer que también había hombres del regimiento blandengues de Montevideo, tenía una gran experiencia, no nos olvidemos que pelearon hasta las últimas instancias contra las tropas británicas en defensa de la capital de la Banda Oriental y que muchos participaron en la recuperación de Buenos Aires en 1806. Pero estaban en el arma equivocada, no eran infantería eran hombres de caballería, y como tal, sabían bien lo decís Ernesto, “ante la carga de la misma pocas unidades en el mundo podían enfrentárseles exitosamente, y menos sin apoyo de la artillería”. Igual tenían claro en donde disparar, no creo que fuera casualidad la pérdida de oficiales por parte de los franceses.

Pienso que Blake también se dio cuenta de su error y por eso decide crear una unidad de caballería a partir de los hombres de esta unidad.

Se que la historia la conoces por lo tanto no agrego nada cuando digo que actualmente el regimiento 6 Blandengues tiene con orgullo en su museo las dos medallas recibida por esta unidad en el territorio español, una en la heroica defensa de Astorga y la otra el combate de Tamames, ejemplo de que sabían cumplir su deber.

Un abrazo Ricardo

_________________
No hay prédica mas eficaz de amor a la patria, que la historia bien estudiada.
José Manuel Estrada
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 2ª Parte   Dom 20 Abr 2014 - 18:18

Es como decís Ricardo, estos hombres eran tropa de a caballo y no de pelear a pie y eso es lo fundamental en este caso, pero también insisto en que no estaban preparados para luchar contra una caballería como la francesa (de la más temibles en esa época), y que no tenían la suficiente integración táctica con otras unidades españolas a las que les tocó acompañar en Moclín (Medina del Rioseco).

En las batallas que les toca librar después contra los franceses en España, ya vueltos a ser caballería (se habían reforzado con caballos y con integrantes de los Dragones de Buenos Aires y Blandengues de Buenos Aires y de Montevideo) tampoco tuvieron una actuación demasiado destacada, de nuevo no tanto por errores propios sino por fallas de conducción, relegando a la caballería a defensa de posiciones o en actitud defensiva cuando es un arma eminentemente ofensiva, que debe cargar hasta para defenderse.

Mejor suerte tuvieron después en las campañas de la lucha de emancipación americana, pero -como dijsite antes- esa es otra historia.

Un abrazo. Ernesto
Volver arriba Ir abajo
ariel
Administrador
avatar

Mensajes : 16092
Fecha de inscripción : 21/10/2011
Edad : 35

MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 2ª Parte   Lun 5 Mayo 2014 - 13:06

Excelente Ricardo!!!! Excelente!! :alaba: 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: "Los Colorados de Buenos Aires" 2ª Parte   

Volver arriba Ir abajo
 
"Los Colorados de Buenos Aires" 2ª Parte
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» "Los Colorados de Buenos Aires" 1ª Parte
» Planeando un viaje a Buenos Aires en Febrero, alguien tiene datos de alojamiento?
» Clases de tejido en Buenos Aires, Arg.
» Ficha Metro Buenos Aires-YPF
» Puente Buenos Aires-Colonia

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Defensa Nacional y del Mundo :: - HISTORIA MILITAR ARGENTINA - :: Historia Militar-
Cambiar a: