Comparte
Ir abajo
Invitado
Invitado

Las máquinas del “Canal Beagle”

el Miér 28 Ene 2015 - 12:11
Esta sala del transporte naval de la Armada Argentina realiza una intensa tarea durante la navegación antártica. Son 27 personas que trabajan cada día para mantener el funcionamiento y el óptimo rendimiento del corazón del buque.

En navegación- El cuarto de máquinas es un lugar de acceso difícil, donde abunda el ruido de los motores y generadores, y cuya característica principal es la mezcla de olor a aceite y combustibles.

El departamento Máquinas, a cargo del teniente de navío Maximiliano Metzner, se divide en los cargos Propulsión, Electricidad y Control Averías; de este último se desprenden los sub-cargos de Auxiliares, Reparaciones y Combustibles, que dependen del ayudante, teniente de fragata Fernando Cohen.

Lo conforman veintisiete personas que realizan guardias rotativas de 4 horas de trabajo por 12 de descanso. El trozo de guardia está integrado por cinco personas, un ronda motores, un encargado de la consola, un auxiliar de guardia, un electricista y una patrulla control averías. La función principal es mantener el buen funcionamiento y el óptimo rendimiento de toda la unidad.

La preparación para la navegación hacia la Antártida “es diferente, más exigida y sin perder de vista ningún detalle, ya que de ocurrir algo no se tiene ningún puerto cerca”, señaló el teniente Cohen.

El suboficial segundo maquinista Martín Llanes, explicó que “trabajamos todo el año para trasladar el barco desde Buenos Aires a la Antártida, llevar y traer gente que hace un año que está ahí, entonces el compromiso es mayor. El trabajo es anterior, es preparar todo para la navegación”.

Allí, en el departamento máquinas, este equipo de personas realiza constantemente rondas en sus puestos de trabajo para examinar una y otra vez que todo funcione a la perfección, que nada sorprenda al buque a fin de brindar una navegación segura durante toda la campaña antártica que desarrolla la Armada Argentina.

“El trabajo en la Antártida implica una gran responsabilidad porque hay que estar más atentos; si tenemos que zarpar rápido por alguna razón, la máquina tiene que arrancar y salir todo perfecto”, concluyó el suboficial Llanes.




Fuente: Gaceta marinera
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.